La soledad marca el inicio de la Semana Mayor en Porlamar

Avenida 4 de Mayo de Porlamar, "Domingo de ramos" 2 de la tarde. Foto El Ají.com
Avenida 4 de Mayo de Porlamar, “Domingo de ramos” 2 de la tarde. Foto El Ají.com

La actividad comercial de Porlamar languidece por la falta de divisas y la ineficiente conectividad con tierra firma

Porlamar, la otrora capital comercial de Nueva Esparta, luce desolada y triste.

Este domingo 9 de abril, “Domingo de ramos”, en la avenida 4 de mayo de Porlamar, la soledad era la protagonista. La mayoría de las tiendas cerradas. Incluso la Panadería 4 de Mayo, emblemático punto de reunión permanente en Margarita, estaban recogiendo las sillas y las mesas. Apenas eran las dos de la tarde.

La inseguridad y la debilidad del Puerto Libre, evidenciada en los inventarios, escasos y obsoletos, han disminuido el interés de visitantes y residentes de acercarse a Porlamar. Igualmente la falta de atención de las autoridades municipales y regionales, se nota en el aspecto sucio y decadente de la ciudad marinera.

Con razón visitantes y residentes han optado por visitar los centros comerciales. Seguridad, estacionamiento, sanitarios, aire acondicionado, restaurantes y servicios bancarios, son ingredientes que los hace mucho más atractivos a la hora de comprar, hacer sus diligencias, comer, o simplemente pasaer un rato con amigos y familiares.

Urge rescatar la actividad comercial y turística de Porlamar. Aseo urbano, baños públicos y seguridad debe ser garantizados para que iniciativas, como Porlamar está de moda, los viernes en la tarde, se mantengan y multiplique durante toda la semana. De lo contrario, Porlamar se convertirá, como de hecho sucede a partir de las 5 de la tarde, en otra ciudad fantasma.

Francisco Franco M./El Ají

1 Comentario

  1. SI NO HAY NADA QUE COMPRAR, NI HAY SEGURIDAD,NI AGUA,NI PAN, NI HARINAPAN, NI HUEVOS,NI PASTA,NI QUESO,NI LECHE, NI ENERGIA ELECTRICA SEGURA, Y SI EN LAS PLAYAS ESTAN LOS HIJOS DE WILMITO E IRIS, ESPERANDO QUE UNO LLEGUE ¿QUE VAMOS A HACER EL NUESTRA QUERIDA MARGARITA?

Dejar respuesta