Somos dueños de nuestro futuro y no lo vamos a ceder, por Andrés Rivas

Los venezolanos estamos viviendo la peor crisis de toda nuestra historia como república. Llevamos 18 años bajo un régimen que sistemáticamente viola la Constitución y las leyes, que se burla de la voluntad de los ciudadanos, que no respeta los Derechos Humanos y además nos ha robado nuestro derecho de vivir en paz y libertad. Claramente en Venezuela existe una dictadura y por ello nuestras estrategias y acciones deben ser diseñadas para enfrentarla, fallaríamos si creyéramos en una posible rectificación de su parte o que se comportasen como demócratas, porque sabemos que no lo son.

Hay una  cosa que debemos tener muy claro, los derechos no se negocian y menos con aquel que se ha encargado de violarlos. El régimen de Nicolás Maduro hoy se encuentra más débil que nunca, los ciudadanos en su gran mayoría, así como la comunidad internacional están comprometidos con la causa de la libertad y con el cambio político en 2016 el cual, fue un mandato de todos los que votamos el pasado 6 de Diciembre, no materializarlo representaría una traición al país.

            Con respecto al diálogo nuestra posición es clara, no creemos en uno donde se le dé tiempo al régimen y este logre estabilizarse para que siga en su tarea de robarse nuestro futuro. El único diálogo en que creemos, es aquel que tenga como objetivo la transición hacia la democracia, donde se defina la salida del régimen este año y abra paso definitivamente a la Venezuela libre.

            No compartimos la decisión de la Asamblea Nacional de posponer el juicio político de Nicolás Maduro y de suspender la marcha hacia Miraflores, creemos que los venezolanos no podemos seguir esperando ¿qué más podemos ceder? Frente a esto debemos dejar claro que los estudiantes no vamos a elegir el camino que el régimen quiere, vamos a elegir el que los venezolanos queremos. No estamos dispuestos a negociar nuestro futuro y mucho menos el de 30 millones de venezolanos que claman por un cambio este año.

            La protesta cívica es un derecho que tenemos y no necesitamos la autorización de nadie para ejercerlo, pues es un acto de conciencia y de principios. Ratificamos que los estudiantes seguiremos en las calles asumiendo con firmeza la no violencia, el 3 de Noviembre no será la excepción y no nos quedaremos como espectadores mientras unos pocos pretenden robarse nuestro país. Sepan los venezolanos que cuentan con una generación de estudiantes y jóvenes venezolanos dispuestos a conquistar la libertad y recuperar la democracia en 2016. ¡Juntos lo vamos a lograr!

Andres Rivas

Coordinador del Movimiento Estudiantil “Viva La UDONE”

TW IG @AndresRivasUDO

Dejar respuesta