Pinochet y los rojitos, por Carlos Rodríguez

Hace años leyendo y analizando el tiempo que llevaba Pinochet en el poder y después de escuchar relatos de unos cuantos chilenos que vinieron al país huyéndole a la dictadura, me pregunte el porqué había durado tanto, 17 años, ya aquí había arrancado esto que llaman revolución y les decía a los míos que no se angustiaran que mucho más tiempo se la habían calados los australes.

Siempre he estado en contra de las dictaduras, vengan de donde vengan, no hay buenas, todas son malas. Aquella llego para acabar lo que probablemente se hubiese convertido en una ¨revolución¨ ruinosa, como todas las hermanas da las cubanas, sin embargo hoy Chile es uno de los países mas prósperos del mundo, aquel sátrapa de mano de hierro le dio un vuelco a la economía, modernizo al país. Luego quienes lo sucedieron, ya en democracia le dieron continuidad a sus planes, la justicia se encargo de lo concerniente a delitos y crímenes. Su pesadilla termino.

 

La nuestra llego por la vía electoral, después de tantas traiciones de gente que creció y se desarrollo en democracia. Poco a poco fueron minando todas las instituciones y poderes hasta convertirse en dictadura, aquí al contrario no ha habido adelantos, obras, avances como en Chile, en las mediciones de los peores índices a nivel mundial somos los lideres. Gente hurgando en la basura para mitigar el hambre, en 18 años superamos con creces la cantidad de muertes de la dictadura pinochetista. Bajo cero es el nivel de confianza en la economía, la inflación estimada para este año es de 2.000%, es decir, ruina total.

 

Hoy me pregunto el porque hemos aguantado tanto. En ambos casos el factor común era y son los militares, las armas, la corrupción, pero nada de eso puede y jamás podrá detener a un pueblo hambriento, sediento de libertad y democracia. Y es ahí donde debemos enfocarnos, olvidarnos por un tiempo de las ambiciones personalistas que tanto daño le han hecho a la estructura de la unidad. Todos juntos con un lenguaje y  código común con los líderes delante de la carreta y los demás empujando para llevarnos por delante cualquier obstáculo que trate de imponer la dictadura. Esto que estamos viviendo es lo que iba a vivir Chile si seguían de la mano de los chulos de la Habana, no queremos otro Pinochet.

 

Loading...

Dejar respuesta