Luis Lovera: ¿Revocatorio?… ¡Sí, Luis! (II Parte)

Tuve un profesor de lenguaje y estilo que en alguna oportunidad me
dijo, que a menos que escribiera una saga mejor que la de Harry Potter
y me llevara a convertirme en rico y famoso, jamás repitiera títulos
de nada y para nada. Hoy decidí desobedecer ese consejo.

Y no solamente en estas líneas repito título, sino que además tengo la
desfachatez y poca humildad de citar parte del último párrafo escrito
en el primer artículo de lo que parece va a convertirse en un libro de
cuentos cortos “Se cuentan por miles las irregularidades dentro del
proceso de recolección y validación del bendito 1% porque dependía de
ellos. El tan anhelado 20% también depende de ellos, en lo que
respecta a la parte técnica y reglamentaria. ¿De verdad estamos
convencidos de que nos permitirán salir airosos de esas jornadas? Y si
lo hacemos, ¿tenemos la certeza de que los resultados del referendo
serán el reflejo del voto de los ciudadanos, cuando sobradas son las
pruebas de que ellos son capaces, y pueden, amañar los resultados de
un proceso electoral?”

Ayer, 09 de agosto, Doña Lucena ante la mirada complaciente de los
sinvergüenzas de siempre le anunció al país en una exposición de tesis
de quinto año, que con el favor de Dios (…dado, me imagino) la
recolección del 20% de las firmas necesarias, ahora sí, para activar
el referendo revocatorio contra Nicolás Maduro, sería para finales de
octubre. Oradores de orden de la MUD, por su parte, han dicho que incluso
siendo a finales de octubre la recolección del 20% el referendo sería
este año, y además le han pedido a los venezolanos que no se hagan eco
de la “campaña de desesperanza” del gobierno en contra de la voluntad
de cambio ¡Qué voluntad la de esta gente!

Los más de 86 niños muertos en el Hospital Luis Ortega de Porlamar en
lo que va de año, se desesperanzaron antes de comenzar este camino
tortuoso que no ha traído sino alegría de tísico y frustración en los
ciudadanos. Los abuelitos que hoy no se van a tomar su pastilla de la
tensión con el riesgo implícito de quedarse para siempre en sus camas,
perdieron la esperanza desde hace rato. A las madres, vale, que dejan
que sus hijos duerman hasta el mediodía para saltarse el desayuno y
les dan de cenar un tetero de agua tibia para que los llene, lo único
que les queda es dolor.

Quienes han querido asumir la responsabilidad de llevar las riendas de
la oposición, con beneplácito de los ciudadanos o no, no pueden seguir
jugando a cazar pokemones con la vida de los venezolanos. Esta es una
lucha histórica que se cuenta en muertos, y algunos siguen decidiendo
por nosotros que es mejor morirnos de a decenas por día, que
rebelarnos contra la tiranía y tomar la libertad que nos pertenece.

¿Será que hay intereses ocultos detrás de la esperadera? ¿Será que hay
rabos de paja que se intentan poner en remojo? ¿será que no hay dos
dedos de frente y un corazón para entender que no se puede seguir
esperando?

@LuisLoveraP

Dejar respuesta