Los RunRunes de @NelsonBocaranda del del 21 de septiembre de 2017

ALTO

¿DOMINICANA?:

La razón de que Nicolás Maduro aceptara la “reanudación” de un “diálogo” con las fuerzas democráticas del país no fue por buenos deseos de convivencia entre los venezolanos, no por las razones democráticas y constitucionales que deberían obligarlo, no por complacer a quienes tienen años insistiendo en conversar y ponerse de acuerdo en una agenda urgente para recuperar el país ni tampoco fue para lograr la “paz” que tanto cacarean los rojos desde que decidieron usarla como razón y objetivo de la írrita, inconstitucional e ilegal Asamblea Constituyente Comunal (¿o cubana como muchos la tildan?). Ninguna de esas razones que con solo utilizar una de ellas se justificaría la convocatoria a una mesa de negociaciones. El rechazo mundial a Venezuela así como la negativa, también global, al reconocimiento de esa ANC aunado a la crítica situación financiera para la que cualquier asistencia de organismos mundiales requiere la aprobación de la válida, legitima -y única institución electa por el voto directo del pueblo de la misma forma que fue electo Nicolás- Asamblea Nacional con mayoría absoluta de los demócratas opositores lo obligaron a montar el escenario “de diálogo democrático” en la República Dominicana. Con el apoyo directo y con encargo personal al presidente dominicano, Danilo Medina, por parte del presidente estadounidense Donald Trump, el Secretario de la ONU António Guterres, el Secretario de la OEA Luis Almagro, el Secretario de Estado del Vaticano Pietro Cardenal Parolin, el presidente de Francia Emmanuel Macron y la Unión Europea. Como lo escribimos la semana pasada, cansados del engaño del régimen venezolano en casi dos años de compromisos no cumplidos para restaurar la democracia y el hilo constitucional, se le advirtió que esta sería la última oportunidad. De allí el sorpresivo anuncio del canciller francés, Jean-Yves Le Drian tras un encuentro con su par venezolano Jorge Arreaza a quien le espetó “hasta que no haya democracia en Venezuela no le creeremos”. Sorprendiendo a todos, obligó al montaje rápido de las reuniones. La repetición de Zapatero como mediador obedece a que es el único dirigente extranjero que puede llamar a Maduro cuando sea y éste le atiende. Estos días anda por Caracas. Aunque se está buscando otro expresidente para que haga una dupla y así puedan ambos controlar, certificar y hacer seguimiento a los acuerdos o interrogantes en la mesa. …

MEDIO

¿TRAMPAS?:

Siguiendo con su costumbre el gobierno violó de entrada el acuerdo de confidencialidad pautado. Incorporando a la reunión exploratoria a funcionarios de la embajada venezolana en Santo Domingo quienes con sus teléfonos celulares tomaron fotos de los asistentes para luego lanzarlas a “las fieras de las redes sociales y así estigmatizar a la MUD”, tal como la fotografía de un sorprendido Manuel Rosales saliendo por una puerta seguido por Julio Borges. Lo que hay es un conflicto entre la discreción de la MUD y la alharaca del madurismo. Me aclaran: “no es con el chavismo con quien se conversa pues adentro hay quienes reniegan del diálogo. La designación de los hermanos Rodríguez es porque ellos son los únicos en los que confían Nicolás y Cilia”. El gobierno necesita desesperado unas elecciones para hacerlo público y decirle al mundo que “están negociando”. Como decía en la ONU un presidente suramericano: “el cerco ha funcionado, tienen ahora que vestirse de demócratas”. El encuentro de dos días cuya reanudación está prevista para el 27/SEPT (donde se aspira asistan los cancilleres de los países garantes) podría ser movido para después del 15/OCT y así tener los resultados electorales que obligarían más a quienes pierdan… ¿o ganen? Otra fullería detectada por estos días fue una propuesta para que la Constituyente “aprobara la apertura de un canal humanitario” y así fuera reconocida por la Asamblea Nacional. ¡Por supuesto que no!, les contestaron.

CINISMO CUBANO:

Me entero por un diplomático europeo del descaro, sostenido, del canciller de Cuba Bruno Rodríguez, así como también la actitud desafiante del presidente Raúl Castro. El ministro Bruno cuando fue increpado por uno de sus colegas de la UE sobre el caso Venezuela con una impúdica sonrisa le contestó: “olvídense de meterse con Venezuela pues apenas suban los precios del petróleo la situación mejorará”. Por su parte el presidente cubano no quiso discutir con su colega colombiano Juan Manuel Santos el tema Maduro y la crisis humanitaria venezolana en las cuatro horas que estuvieron juntos tras los acuerdos con las FARC.

Lea los Runrunes completos

Dejar respuesta