Informe Otálvora: Muere doctrina Obama para Latinoamérica

Cumbre para las Américas 2015

@ecotalvora

“Nadie sabe mucho sobre su política exterior, así que cada uno debe entrar en un período de estudio, en un frenesí de estudio”. De esta manera se refirió Henry Kissinger la mañana del 10NOV16, a pocas horas de conocerse el resultado electoral en EEUU, en relación a la posición de los grandes actores de la política mundial ante Donald Trump. Se trata del epílogo de una larga entrevista realizada por Jeffrey Goldberg para la edición de diciembre de la revista The Atlantic en la cual Kissinger, el viejo zorro de la política exterior estadounidense, confronta la denominada Doctrina Obama. Kissinger revelaba de esta manera el grado de incertidumbre que la llegada de Trump a la Casa Blanca trae consigo para los juegos de las relaciones internacionales.

En sus primeras horas como presidente electo, Trump telefoneó a los mandatarios de Egipto, Irlanda, México, Israel, Turquía, India, Japón, Australia y el Reino Unido. A la primer ministro británica Theresa May, Trump le dijo que “Theresa es mi Maggie”, en clara referencia a las especiales relaciones que mantuvieron los gobiernos de Ronald Reagan y Margaret Thatcher. Pero salvo la lista pública de sus primeras conversaciones telefónicas y sus imprecisas referencias a temas internacionales durante la campaña electoral, la política exterior de Trump es un verdadero acertijo que intenta ser resuelto con las más variadas especulaciones por analistas de todo el mundo.

Algo pareciera cierto: Latinoamérica no es un tema de urgencia en el mapamundi que Trump tiene en la cabeza. La renegociación o la anulación de los acuerdos de Obama con el régimen cubano, así como el apoyo a la oposición venezolana fueron mencionadas por Trump ocasionalmente en su campaña y de forma evidentemente propagandística el 02NOV16 en Miami, durante la cruenta batalla por los votos del estado de Florida.

*****

El 26ENE15 se celebró en Washington DC, con la presencia de varios mandatarios caribeños y del vicepresidente de EEUU, Joe Biden, un foro para analizar el documento denominado Uncertain Energy: The Caribbean’s Gamble with Venezuela. La producción del evento y la redacción del documento eran parte de un proyecto adjudicado al Think tank Atlantic Council, ente de análisis de temas internacionales muy oído por el gobierno Obama.

El documento presentado ese día alertaba sobre graves impactos que podrían registrarse en el Caribe, ante la inminente crisis económica en Venezuela, que ya para la fecha quedaba patente en disminución de envíos de crudo venezolano como parte del acuerdo Petrocaribe y en un endurecimiento de la condiciones de crédito otorgado por Maduro a sus socios caribeños. Atlantic Council advertía que la crisis venezolana podría desatar “el riesgo de un evento de migración fuera de control” de caribeños, obviamente hacia costas de EEUU. La solución propuesta por Atlantic Council era promover una nueva matriz energética en el Caribe con apoyo de EEUU para compensar el inevitable fin del subsidio chavista al consumo energético caribeño.

*****

El 09ABR15, Barack Obama realizó una parada de dos días en Kingston, Jamaica. Hasta allí llegaron mandatarios caribeños, algunos de ellos socios políticos del castrochavismo, para celebrar una reunión de CARICOM con Obama. La propuesta del Atlantic Council fue tema central de aquel encuentro. En Caracas, en tanto, la paranoia y la megalomanía del régimen chavista seguían los pasos de Obama por el Caribe como si se tratara de una conspiración.

Según Maduro, durante la reunión en Washington DC, Biden en realidad había expuesto un plan para derrocar al gobierno chavista. La cadena de propaganda Telesur insistía que la iniciativa de Obama sólo procuraba “romper el esquema de colaboración petrolera Petrocaribe”. Maduro tardó en entender que la política de la Casa Blanca de Obama no perseguía el derrocamiento de su gobierno, sino prevenir el impacto que su caída tendría en las costas este de EEUU. Desde 2014, mientras el chavismo regularmente señala a EEUU de tejer conspiraciones en Caracas, la diplomacia de Obama trabajó en apoyar por lo menos tres intentos para instaurar esquemas de diálogo político entre el Gobierno y la Oposición en Venezuela. La Doctrina Obama de evaluar al chavismo como una “no amenaza” para EEUU fue aplicada de forma sistemática, y sólo fue rota el 09MAR15 cuando el gobierno de EEUU, bajo presión de congresistas republicanos, aplicó la Ley para la Defensa de los Derechos Humanos y Sociedad Civil de Venezuela, sancionando algunos funcionarios chavistas. Debe esperarse que la reelección el 08NOV16 del senador Marco Rubio y la representante Ileana Ros-Lehtinen, ambos republicanos de Florida, estimulará una línea de choque de Trump contra regímenes castrochavistas, presionando para que el “internacionalismo idealista” que pregonaba la Doctrina Obama pase a ser asunto del pasado.

*****

Las elecciones municipales en Brasil el 02OCT16, el plebiscito sobre el Acuerdo Santos-Farc en Colombia el 02OCT16 y las elecciones presidenciales en EEUU el 08NOV16 tuvieron un elemento en común: la relevancia del voto por motivos religiosos. Los resultados en los tres eventos fueron marcados por los movimientos “pro vida” cristianos católicos y, muy especialmente, las diversas versiones de iglesias “evangélicas” con posiciones antiaborto y visiones tradicionalistas en materias de género. Los números así lo señalan.

*****

Los resultados de las elecciones municipales en Brasil dejaron en evidencia la debacle del otrora poderoso partido de Lula da Silva, el PT. Durante los meses que duró el proceso que concluyó en la destitución de Dilma Rousseff el 31AGO16, Lula y la ahora expresidente gustaban alegar que el impeachment se trataba de un golpe contra la mayoría de los brasileños que el PT representaba. Rousseff propuso llamar a elecciones presidenciales adelantadas, con la seguridad de que el PT arrasaría en las urnas. Lula aseguraba que nuevamente llegaría al presidencial Palacio de Planalto a más tardar en 2018. Pero las cuentas de Lula y Rousseff eran ilusorias, ya que el triunfo electoral presidencial del PT en 2010 y 2014 fue sólo posible gracias al aporte de votos del PMDB, el partido no izquierdista de Michel Temer, el vicepresidente que ahora ocupa la Presidencia. Los escrutinios municipales de octubre resultaron el baño de agua helada que apagó la imagen imbatible que Lula se adjudicaba. Carente ahora de gruesos presupuestos federales para gastos sociales, sumado a los señalamientos por corrupción contra decenas de líderes del PT, además de la aplicación de nuevas normas electorales que frenan los aportes empresariales a las campañas, y sumado al fortalecimiento de los partidos de tendencia no izquierdista, todo ello dio al traste con el mayor partido castrochavista del continente.

*****

Brasil está dividido en 5.568 municipios, de los cuales el PT sólo logró ganar 254. Esa cifra equivale a un tercio de los 632 que obtuvo en las elecciones del 2012. La única alcaldía de una capital estadal que mantuvo al PT fue Rio Branco, ciudad de menos de un millón de habitantes en el fronterizo y amazónico estado de Acre. En contraste, en el año 2008 el PT controló 10 capitales estadales.

En el estado de São Paulo, cuna y fortín del PT, el partido de Lula cayó de 72 a sólo ocho alcaldías bajo su control.

El PT perdió la alcaldía de la ciudad de São Paulo que cuenta con más de 12 millones de habitantes, la cual pasó a manos de una alianza encabezada por el socialdemócrata João Doria Júnior del PSDB. El PT buscaba la reelección en la ciudad de São Paulo de Fernando Haddad. Lula, creyendo que aportaba votos, se involucró personalmente en la campaña acompañando a su candidato en diversas actividades proselitistas. El resultado fue catastrófico para Haddad, quien no consiguió pasar a la segunda vuelta. La derrota de Lula en sus predios fue de tal magnitud que su hijastro, Marcos Cláudio, no logró ser reelecto como concejal (vereador) en São Bernardo do Campo ciudad donde reside la familia Lula.

*****

El 17MAY16 el Directorio Nacional del PT aprobó iniciar acciones para “negar legitimidad al gobierno ilegítimo de Temer”, “hacer la defensa política del legado de nuestros gobiernos” y “defender al presidente Lula de los ataques mediáticos y judiciales”. Tras la destitución de Rousseff, fracasaron los intentos del PT y sus aliados de la izquierda más radical para crear un clima de ingobernabilidad en Brasil mediante masivas protestas callejeras y paros sindicales en áreas estratégicas. La toma de cientos de instalaciones educativas a finales del mes de octubre a lo largo del país por jóvenes liderizados desde la União Nacional dos Estudantes controlada por el PT, es quizás la única acción de fuerza que el partido de Lula logró concretar para chocar al nuevo gobierno brasileño.

Dentro del PT existe una lucha feroz de facciones por el control del aparato del partido, algunas de las cuales comienzan a desprenderse del liderazgo de Lula. El expresidente, que ya está imputado en tres procesos judiciales, ahora se muestra más preocupado por salvarse de un enjuiciamiento que lo lleve a la cárcel o por lo menos lo inhabilite políticamente. El 10NOV16 convocó a un acto en la Casa de Portugal en São Paulo, para arrancar la campaña denominada “Por un Brasil justo para todos y para Lula”, cuyo mismo nombre delata la debilidad de quien fuera un poderoso jefe político en Brasil y el Continente.

Por cierto, en una entrevista publicada el 11ENE04 por el diario Folha de São Paulo, Donald Trump habló sobre la política económica del gobierno del entonces presidente brasileño Lula da Silva: “Está realizando un trabajo admirable, de la mejor calidad. Estoy muy optimista con relación a su gobierno”.

Loading...

Dejar respuesta