El huracán “Rojo” que devastó a Margarita por Francisco Franco M.

Los gobernadores apoyados por Chávez han causado mucho más daño al estado Nueva Esparta, que cualquiera de los huracanes que han pasado cerca de nuestras islas, protegidas por el Manto Sagrado de Nuestra Señora del Valle.

La primera fue Irene Sáez. La bellísima Miss Universo logró captar más del 70% del electorado, sobre la oferta de progreso y bienestar que mostraba su gestión en la alcaldía de Chacao. Los amores y su afán de maternidad, la hicieron abandonar la gobernación de manera prematura.

Luego vino Alexis Navarro en el período 2004-2008. Tan nefasta fue su gestión al frente de gobernación insular, que en su pretensión de seguir al mando, fue derrotado ampliamente por Morel Rodríguez Ávila.

La desagracia mayor llegó con Carlos Mata Figueroa, venido a estas tierras a cumplir el mandado de Chávez: derrotar a Morel. Para ello, el presidente le montó una gobernación paralela con recursos que por ley debían ser administrados por el Gobernador de la entidad. Esa condición y el uso indebido de recursos oficiales más el desgaste natural del líder roblero, llevaron a Mata hasta La Asunción, bajo la premisa, comprada por muchos, de que su cercanía con Chávez le traería progreso, seguridad y bienestar a Margarita y Coche. Nada más lejos de la dura realidad: Margarita y Coche han sido devastadas por este huracán rojo, tanto que ya no se dice “A triunfar por Nueva Esparta” sino “A arrasar a Nueva Esparta” en todos los rincones del Estado.

Además de las pavorosas experiencias con gobernadores chavistas, el gobierno de Chávez no le ha puesto nada nuevo a Margarita y Coche. Por el contrario, lo que ha hecho es llevarse para Caracas, recursos que legalmente le pertenecen al pueblo de Nueva Esparta.

Comencemos por la llamada “Adquisición forzosa” del Hotel Margarita Hilton mediante Decreto 6.962 del 9 de octubre del 2009. Además de quedarse con uno de los mejores hoteles de Margarita, su adquisición significó el cierre del casino más importante de Venezuela, operado por la prestigiosa empresa española Cirsa, lo que dejó sin trabajo a centenares de profesionales del ramo, preparados por la multinacional europea.

Un año después, el 01 de junio de 2010 mediante Decreto 7.452, Chávez le quita a Porlamar el puerto de cruceros Puerto de La Mar, un proyecto mancomunado entre la alcaldía del municipio Mariño e inversionista privados, que pretendía recuperar el casco histórico de Porlamar y relanzar el comercio insular. La excusa fue convertir aquellos hermosos espacios en la sede de la Universidad Bolivariana y que ha devenido en la casa principal del partido de gobierno en la región y en un rincón de suciedad que afea y contamina el entorno marino de Porlamar.

La tirria contra Margarita siguió con el traspaso de la administración del aeropuerto Santiago Mariño y el muelle del Guamache al gobierno nacional. Se llevan todo lo que ingresa por concepto de tasas portuarias y aeroportuarias que tantas veces remediaron necesidades de nuestros habitantes y eran la base para el mantenimiento de las instalaciones, muy desmejoradas desde entonces.

Del caso Conferry, las recientes imágenes viralizadas en las redes sociales del ferry Carmen Ernestina hundiéndose en Puerto La cruz, hablan por si solas.

Mención aparte para el Puerto Libre, decretado por primera vez por el propio Libertador Simón Bolívar y ratificado por ley promulgada por Hugo Chávez en el año 2000. Letra muerta porque sin el otorgamiento oportuno de las divisas para su funcionamiento o la creación de un sistema alterno que le permita autogestionar sus dólares, no pude sostenerse y agoniza esperando la aprobación de una reforma de la ley que lo oxigene.

Tal vez en este apretado resumen se encuentre la razón fundamental del estruendoso cacerolazo que le dieron a Maduro en Villa Rosa el pasado mes de septiembre. Una manera de manifestar contundentemente la devastación del huracán rojo que tiene a Margarita y Coche más hundidas que el ferry Carmen Ernestina.

Dejar respuesta