Alfredo Jimeno: Por qué nos persiguen

La persecución de la dictadura contra Voluntad Popular siempre ha sido muy fuerte, testimonios vivos de ello son Leopoldo López, Carlos Vecchio, Daniel Ceballos, Antonio Rivero, Rosmit Mantilla, Gilberto Soto, Francisco Márquez (“Pancho”), Gabriel San Miguel (“Gabo”) y un largo y doloroso etcétera; pero durante los últimos días esa persecución ha llegado a niveles insospechados, y, a juzgar por el verbo belicoso de los integrantes de la élite corrupta y anti democrática, con una fuerte tendencia a empeorar.

El pasado viernes con acusaciones infundadas fue emitida una orden de captura contra Warner Jiménez, nuestro alcalde de la ciudad de Maturín; luego, apenas unas cuantas horas después, en medio de la noche y con los gritos desgarradores de sus pequeños hijos de fondo, fue trasladado Daniel Ceballos a una prisión alejada de su hogar y con condiciones de insalubridad alarmantes; acto seguido, y con la clara intención de debilitarlos psicológicamente, Pancho y Gabo fueron trasladados a la cárcel común de Tocuyito; y apenas hace unas horas allanaron los hogares de Lester Toledo, nuestro diputado regional del CLEZ, y de Delson Guarate, nuestro alcalde de Mario Briceño Iragorry en el estado Aragua. Y todo esto ha ocurrido mientras se hacen rodar incesantes rumores difamatorios contra Freddy Guevara, Luis Florido y David Smolansky, algo que, como es de suponer, busca enlodarlos en un caso montado por la misma dictadura para arremeter judicialmente contra ellos.

Nuestro partido, y con él la Unidad toda, está siendo sistemáticamente atacado por un régimen que se sabe cada vez más impopular dentro y fuera de nuestras fronteras, y que por ello, como último recurso, busca amedrentar por la fuerza al pueblo venezolano para que renuncie a sus legítimas y democráticas aspiraciones de cambio, tal y como hacen los delincuentes que pistola en mano pretenden someter a sus víctimas amenazándolas con dispararles.

Desde el día de la fundación de Voluntad Popular estábamos perfectamente conscientes de la naturaleza autoritaria y anti democrática del gobierno al que nos enfrentamos, por lo que sabíamos muy bien que las consecuencias de asumir una lucha por el cambio pacífico, democrático y constitucional en Venezuela serían la persecución y el hostigamiento permanente. Pero aun así decidimos seguir adelante por una simple razón: nuestras convicciones democráticas son lo suficientemente sólidas y el amor que sentimos por nuestro país es lo suficientemente grande como para dejarnos vencer por el miedo y renunciar con ello a un futuro de paz, de bienestar y de progreso que nos merecemos todos los venezolanos.

Por eso la dictadura hoy se afinca contra nosotros, porque sabe muy bien que con Voluntad Popular lo único que encontrará será una obstinada resistencia, pacífica y democrática, a toda su corrupción y degradación. La dictadura sabe muy bien que con Voluntad Popular no hay chance para que se siga permitiendo la explotación de un pueblo inocente a manos de una élite de privilegiados que saquean a nuestro país.

Hoy, lejos de intimidarnos y dejarnos vencer por el miedo, con cada uno de los ataques que recibimos por pare de una dictadura cada vez más desnuda, nos hacemos más fuertes y nos convencemos aún más de que estamos del lado correcto de la historia.

Concejal de Chacao

@AlfredoJimenoR

Dejar respuesta