Alfredo Jimeno: A nuestros funcionarios de Polichacao

En mis 15 años de servicio público a favor de los vecinos de Chacao he sido protagonista y testigo de muchos momentos importantes en la historia de nuestro amado municipio.

Al igual que todos ustedes, que movidos por una admirable vocación de servicio público decidieron desde muy jóvenes ingresar en nuestra academia de policía, y que con tesón, sacrificio y mística le han servido en las calles día a día a los chacaoenses, en primer lugar con la esperanza de ser mejores personas, pero también con la certeza que da el saber que en Chacao se puede hacer una carrera profesional exitosa bajo el principio orientador de la meritocracia, yo comencé a servirle a los chacaoenses cuando apenas era un estudiante universitario.

A lo largo de años, gracias al trabajo sostenido y a la confianza de nuestros vecinos he sido pasante de la sindicatura, promotor comunitario del concejo municipal, presidente de la junta parroquial, director ejecutivo de gestión social, secretario de gobierno de la alcaldía y ahora mismo concejal del municipio.

Toda esa experiencia acumulada dedicada al servicio público me vale para decir con absoluta certeza que en la actualidad nuestro municipio vive la situación más crítica que jamás haya vivido. Por nuestras calles y avenidas deambulan cada vez más personas hambrientas que con desespero buscan en la basura algo para comer, en las puertas de nuestros supermercados y farmacias siempre hay largas colas de personas que sufren por la escasez de alimentos y de medicinas, los servicios públicos básicos tales como agua o alumbrado se deterioran con una velocidad alarmante y, por si fuera poco, la inseguridad se ha incrementado exponencialmente.

Este cuadro crítico, por supuesto, viene dado en buena medida gracias a la crisis nacional. Los venezolanos están conscientes de que la principal culpable de todos sus males es una dictadura corrupta y violenta, que lucha infelizmente por mantenerse en el poder a expensas del dolor y de la tristeza de todo un pueblo que se siente oprimido y cada vez más empobrecido. Pero la crisis de Chacao también tiene un componente propio, pues hay que recordar también que, a pesar de un entorno crecientemente violento y gracias al liderazgo de Leopoldo López, hasta hace no mucho tiempo nuestro municipio fue una isla de seguridad en medio de una realidad caótica y dolorosa.

Hoy el pueblo de Venezuela está en las calles luchando pacíficamente por su futuro, un futuro que todos soñamos sea de Paz, Bienestar y Progreso, y en el marco de esa lucha, nuestro municipio ha sido el escenario principal de todas las protestas.

Sabiendo eso de antemano, la dictadura intervino injusta e inconstitucionalmente nuestra policía municipal, no solo afectando con ello la seguridad y la tranquilidad de los chacaoenses, sino además las de todos los ciudadanos que sin tener su residencia en Chacao hacen vida y trabajan en nuestro municipio. A la dictadura no le importó nada cuando se lanzó contra PoliChacao, llevándose presos funcionarios acusándolos sin elementos de prueba; y no le importó nada porque su objetivo netamente político era claro: hacerse con el control de la policía del municipio opositor más icónico a nivel nacional, para con ello amedrentar y controlar cualquier asomo de protesta popular.

Luego de los eventos ocurridos recientemente en la sede de la Dirección Ejecutiva de la Magistratura en la avenida Francisco de Miranda, donde se observaron a presuntos funcionarios de la policía municipal portando armas de fuego en medio de una manifestación, siento el deber de dirigirme a ustedes no solo como concejal sino sobre todo como chacaoense y ciudadano venezolano, preocupado como estoy por la actual situación, para decirles un mensaje muy claro: en nombre del pueblo de Venezuela, en nombre de nuestros vecinos, en nombre de la Constitución y de nuestras leyes, desobedezcan cualquier orden que reciban tendiente a atentar contra los Derechos Humanos; porque esas órdenes se las dan autoridades espurias que tendrán que vérselas con la justicia nacional e internacional tarde o temprano, y que pretenden usarlos a ustedes como instrumentos al servicio de un régimen dictatorial para luego abandonarlos y presentarlos como los “verdaderos culpables’’ de cualquier hecho lamentable.

Yo estoy seguro, porque conozco a la institución y a sus hombres desde hace muchísimos años, que la Policía de Chacao es una institución profesional y firmemente comprometida con la defensa y la seguridad de sus vecinos, compuesta por hombres y mujeres con valores y principios democráticos, y que es por eso precisamente que la dictadura, en su afán destructivo, la intervino hace más de un año con la pretensión de corromperla. Como también estoy seguro de que el pueblo venezolano alcanzará su libertad más temprano que tarde y se sacudirá de una vez y para siempre las cadenas de la última dictadura que recordará nuestra historia.

¡Que viva Venezuela y que viva Chacao!

@AlfredoJimenoR
Concejal de Chacao

Dejar respuesta