Alfredo Jimeno, ante la intervención de PoliChacao

Han pasado tres meses desde que Nicolás Maduro ordenó intervenir la Policía Municipal de Chacao y lo único que ha quedado claro en todo este tiempo es la reafirmación de lo que denunciamos desde el primer día de esta medida: la toma de nuestra policía municipal tiene claras motivaciones políticas y no técnicas, y ello pone en riesgo la seguridad de todos nuestros vecinos.

El día de ayer el ministro Néstor Reverol decidió unilateralmente prorrogar por 90 días más la medida contra nuestra policía municipal, ello debido a que el plazo de la intervención inicial estaba próximo a vencerse. Esta nueva acción, como es de suponerse, no tiene tampoco ningún fundamento de carácter técnico sino únicamente político.

Hasta hace unos años Chacao fue una isla de seguridad en un entorno cada vez más inseguro y violento. Los chacaoenses recordamos con nostalgia aquellos días cuando gracias a las gestiones de Leopoldo López como alcalde podíamos presumir de vivir con tranquilidad y sosiego; días donde era común la constante presencia de nuestra policía en todos los sectores del municipio, con funcionarios dotados de las mejores herramientas para cumplir con su trabajo; días cuando los motorizados se ponían el casco justo antes de entrar a Chacao, cuando no daba miedo sacar el celular en la calle o cuando tan solo un secuestro era ya demasiado. Esos días lamentablemente son un recuerdo, porque hoy todos vivimos cada vez más intranquilos y temerosos por la inseguridad.

Hoy los chacaoenses estamos más indefensos ante la delincuencia que hace tres meses, y, con la extensión de la intervención política de nuestra policía municipal, el futuro no pinta bien.

Nuestro país vive momentos difíciles que exigen definiciones. En este sentido, el ejemplo que está dando el sacerdote Lenin Bastidas, quien decidió caminar desde el estado Anzoátegui hasta nuestra ciudad capital para acompañarnos el próximo primero de septiembre, es esclarecedor. El sacrificio que decidió asumir el sacerdote lo fundamenta diciendo que no aguanta más ver el sufrimiento de niños, jóvenes y ancianos buscando comida y medicamentos, y que antes de permanecer pasivo y asumir una actitud apaciguadora ante la dolorosa realidad, él ha decidido dar un paso al frente y luchar por lo que considera justo.

Nosotros en Chacao no podemos permanecer complacientes ni pasivos ante una situación de injusticia que pone en peligro la seguridad de personas inocentes. No confrontar la intervención política de nuestra policía municipal, buscando en cambio aparentar que todo marcha bien con la seguridad ciudadana y que nuestros funcionarios trabajan con total normalidad, es asumir una actitud de cómplice con quienes desde el gobierno nacional anteponen sus cálculos políticos ante el bienestar de las personas.

Por ello, con mucha decisión y valentía, debemos ser fieles a la verdad y denunciar la injusta intervención de nuestra policía municipal. Los chacaoenses tenemos derecho a vivir tranquilos y seguros, y no permitiremos que se nos viole ese derecho.

@AlfredoJimenoR
Concejal de Chacao

Dejar respuesta