En video. Así criticaba la AN chavista de 2007 injerencias del TSJ en sus funciones

Desde que el pasado 6 de diciembre de 2015, cuando se realizó elecciones para escoger una nueva asamblea nacional y donde la votación favoreció en mayoría absoluta a los candidatos presentados por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), el Tribunal Supremo de Justicia, ha dictado varias sentencias en las que no solamente desconoce, sino que anula los actos legislativos del Parlamento Nacional.

El pasado 19 de agosto, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia mediante sentencia 16-0449, declaró nulas las sesiones de la Asamblea Nacional celebradas entre los meses de abril y mayo de 2016.

La Sala Constitucional del TSJ admitió dos demandas de nulidad interpuestas el 9 y 19 de mayo por legisladores del chavismo, que acusan a la directiva de la Asamblea Nacional de haber incumplido con los lapsos legales para la convocatoria a las sesiones, de 48 horas de anticipación.

Entre los actos que quedaron suspendidos temporalmente por este último fallo del TSJ se destaca una moción de censura aprobada contra el ministro de Alimentación, Rodolfo Marco Torres, al responsabilizarlo de la grave escasez de alimentos que sufre el país.

Otra de las decisiones suspendidas fue un emplazamiento al Ejecutivo, al TSJ y al poder electoral para que respeten el derecho constitucional de los ciudadanos a pedir un referendo revocatorio del mandato presidencial.

A finales de julio, la excandidata chavista Nicia Maldonado interpuso una petición ante el TSJ  para que se declarara en desacato al Poder Legislativo por su decisión  de aceptar que Julio Ygarza, Romel Guzamana y Nirma Guarulla (Diputados electos por el Estado Amazonas) asumieran sus curules, pese a que esa instancia todavía no ha resuelto si su elección estuvo o no viciada tal y como sostienen desde el oficialismo.

En su dictamen, redactado de manera conjunta por los cinco magistrados de la Sala, la instancia reprodujo su decisión número 1 del pasado 11 de enero, en la cual ya declaró en rebeldía a la AN en una primera oportunidad y dictaminó que los tres diputados, al no obedecer su orden de abstener a posesionarse, usurparon sus cargos. Y como la Constitución establece que “toda autoridad usurpada es ineficaz y sus actos son nulos”, entonces “se encuentran viciados de nulidad absoluta y por tanto resultan inexistentes aquellas decisiones dictadas por la Asamblea Nacional a partir de la incorporación de los mencionados ciudadanos”

Recordar es vivir

En el siguiente video, podrá recordar la opinión que tenían los diputados en mayoría absoluta chavistas respecto a decisiones emanadas desde el Tribunal Supremo de Justicia que interfirieran en la independencia del Poder Legislativo.

Ocurrió en la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional del 22 de marzo de 2007. En ella se acordó dejar sin ningún efecto jurídico la sentencia Nº 01-2862, publicada en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela número 38.635 de fecha jueves 01 de marzo de 2007 de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia.

La Asamblea Nacional en ese momento estaba presidida por la diputada Cilia Flores. Entre los que intervinieron en el debate justificando la declaratoria de nulidad de la sentencia estuvieron los diputados Juan José Molina, Iris Varela, Calixto Ortega, Rafic Souki, Iroshima Bravo, Ulises Daal, Tulio Juménez, Ricardo Sanguino, Freddy Rojas, Francisco López, Jesus Castillo y Carlos Escarrá.

Se constituye este Acuerdo del año 2007 en el precedente de la potestad de la Asamblea Nacional de declarar nulos las sentencias del TSJ que usurpen la autoridad de la AN en concordancia con los artículos 25, 138, y 187 de nuestro texto constitucional.

Vea a continuación las intervenciones de los diputados justificando el Acuerdo de la Asamblea Nacional

Loading...

Dejar respuesta