Vecinos y Alcaldías se unen para solucionar problemas de alumbrado público

Vecinos de diferentes urbanizaciones del Área Metropolitana se han declarado en emergencia por las fallas del alumbrado público, hasta el punto que han tratado de paliar el problema con la instalación de reflectores en las fachadas de sus edificios, pero afirman que el esfuerzo es insuficiente.

Víctor Mendoza, presidente de la Asociación de Vecinos de Santa Mónica, afirma que en las 24 calles y avenidas de esa urbanización 70% de los postes de luz no funcionan. Contó que por la coyuntura la comunidad se ha declarado en emergencia.

“No podemos salir de las casas a partir de las cinco y media de la tarde. Estamos prácticamente en toque de queda”, dijo y recordó que hace 8 años entregaron un informe a la directiva de Corpoelec sobre las deficiencias del servicio, pero no recibieron respuesta.

En la avenida principal Teresa de La Parra, dijo Mendoza, comerciantes de cinco panaderías y una pollera han instalado nueve reflectores para mejorar el alumbrado. En el este de la ciudad la situación no es distinta. De los 16 postes que hay en la calle principal de La Urbina, en Sucre, 10 están inoperativos, precisó Elizabeth Fagres, vocera del consejo comunal de las calles 1 y 4.

Allí gran parte de los edificios han instalado reflectores, pero los altos costos de los equipos impiden a la comunidad sustituirlos. La vecina detalló que un reflector tiene un costo de 80 mil bolívares; un bombillo 10 mil y un condensador, que es lo que más se daña, se ubica en 15 mil bolívares. Ante la falta de respuesta de Corpoelec, las alcaldías de Chacao, Sucre  y Baruta han implementado algunas soluciones parciales.

Gobiernos locales

José Luis López, director de la alcaldía de Sucre, reveló que 60% del alumbrado del municipio no funciona. “A través del presupuesto participativo hemos entregado recursos para la compra de reflectores y financiamos los cables y manos de obra, si así lo solicitan”.
Pero se trata de una iniciativa local que tiene en contra la inflación, que fuerza a ese y otros municipios de la ciudad a restringir la asignación de recursos.

En Chacao, la alcaldía inició desde 2014 un plan de mantenimiento de alumbrado público. Desde entonces, ha declarado el alcalde Ramón Muchacho, se ha realizado el mantenimiento a 342 postes principalmente en El Rosal, Casco de Chacao, Altamira y La Castellana. “Estamos convencidos de que existe una relación directa entre luz y seguridad”, agrega.

En Baruta la alcaldía puso en marcha este año el plan municipal de restablecimiento de luminarias. A propósito de ello, el Ejecutivo local, Gerardo Blyde, especificó a inicios de año que fueron destinados 15 millones de bolívares para atender más de 600 luminarias en las avenidas de Baruta.

El concejal José Bracho, portavoz de la Comisión de Obras y Servicios de la Cámara Municipal de Libertador, dijo que la ciudad es blanco de vandalismo, especialmente las luminarias y cableados que son robados y puestos en vetas.

Bracho informó que han establecido una mancomunidad entre la alcaldía de Caracas, el Concejo,  el Metro y Corpoelec para atender las zonas con problemas de alumbrado. “Hay un plan de sustitución de bombillos por una tecnología LED, que es más amigable”, agregó.
El miércoles pasado, explico el edil, Corpoelec y la Comisión de Servicios realizaron un trabajo diagnóstico en la Plaza Francisco Narváez, en La Hoyada, donde tienen previsto instalar unos 12 faros y luminarias LED en postes de baja altura. “Allí hay más de 20 postes, cada uno tendrá 8 luminarias”.

Enzo Di Marco, habitante de La Pastora, indicó que tanto en casco central de la parroquia como Lídice y Manicomio están arropados por la oscuridad. “En algunos casos han quitado los transformadores para ponerlos en otras zonas, donde la recarga del sistema eléctrico ha provocado apagones”. Pilar Rivero, de Maripérez, denuncia que de siete luminarias inoperativas reportadas, solo dos fueron reparadas. En el lugar piden mejor alumbrado para las calles Unión, Colina, Polvorín.

Loading...

Dejar respuesta