Tras un mes de fuertes protestas, opositores al gobierno de Nicolás Maduro, se mantienen en la calle (fotos)

La oposición venezolana, que cumple un mes de movilizaciones contra el presidente Nicolás Maduro, marchará de nuevo este lunes en todo el país, en abierto desafío al gobierno que habitualmente organiza masivas concentraciones el 1 de Mayo y ante un escenario que trae una renovada oferta de mediación del papa Francisco.

Aunque hasta ahora han sido bloqueados por las fuerzas de seguridad, los opositores intentarán llegar a las sedes del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y del Consejo Nacional Electoral (CNE) en los 24 estados, para exigir la restitución del orden constitucional.

“El régimen juega a nuestro desgaste, por eso a un mes de resistencia debemos demostrar fuerza”, declaró Freddy Guevara, vicepresidente del Parlamento, único poder estatal controlado por la oposición.

La represión durante las protestas que se han dado en todo el país, de día y de noche, han dejado hasta el momento un saldo de 34 muertos durante el mes de abril.

Ver: El Papa pide respeto a los derechos humanos y fin de la violencia en Venezuela

Frente a la creciente crispación, Francisco declaró este sábado que el Vaticano está dispuesto a ayudar, pero con “condiciones muy claras”.

Recordó un fallido proceso de diálogo emprendido en octubre pasado, con acompañamiento de la Santa Sede, que la oposición abandonó al acusar al chavismo de incumplir acuerdos. “Las propuestas no eran aceptadas o se diluían. Eran un sí sí, pero no no”, afirmó el pontífice.

Al responder a la propuesta, el líder opositor Henrique Capriles descartó retomar las negociaciones y la coalición opositora  remitió una carta al pontífice formalizando su negativa a retomar un fallido diálogo con el gobierno de Nicolás Maduro “si no hay garantías”. “El único diálogo que se acepta hoy en Venezuela es el diálogo de los votos como único camino para destrabar la crisis y restablecer la democracia hoy secuestrada en Venezuela”, subrayó la MUD.

Ocho países latinoamericanos respaldaron al Papa, a quien la oposición reafirmó en una carta su negativa a una negociación “si no hay garantías”.

El conflicto ha complicado las relaciones internacionales de Venezuela, que el viernes inició su retiro de la Organización de Estados Americanos (OEA), acusándola de impulsar una intervención extranjera.

El martes, el gobierno venezolano buscará respaldo en una reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en El Salvador.

La respuesta chavista

Por su parte, Maduro encabezará una concentración de sus seguidores en la Plaza Bolívar, en el centro de Caracas, considerado bastión de los chavistas y donde están el CNE, el TSJ y otros poderes públicos.

“El 1º de mayo le pertenece a la clase obrera. No es día de capitalismo ni de derechas”, aseguró Maduro, en su programa dominical.

Maduro asegura que sus adversarios buscan darle un golpe de Estado para propiciar una intervención extranjera; en tanto que la oposición lo acusan de instaurar una “dictadura”.

Las manifestaciones ocurren en circunstancias complejas. El país con las mayores reservas petroleras del mundo sufre una severa escasez de alimentos y medicinas y una inflación, la más alta del mundo, que el FMI cifra en 720% para 2017.

Por eso, en víspera de la conmemoración del Día del Trabajador, Maduro aumentó el ingreso mínimo mensual -salario básico y bono alimentario- de 150.000 a 200.000 bolívares (280 dólares a la tasa oficial más alta y 50 dólares en el mercado paralelo).

La oposición afirma que ese aumento ya se lo comió la inflación de los primeros meses, y que la crisis económica se resolverá cuando deje el poder Maduro, cuya gestión, que termina en enero de 2019, rechazan siete de cada diez venezolanos, según encuestas privadas.

bierno de

Dejar respuesta