Leopoldo López: “Esta sentencia demuestra la enfermedad del sistema judicial

Foto: Archivo
El abogado defensor de Leopoldo López, Juan Carlos Gutiérrez, informó que el líder opositor y preso de conciencia fue notificado de la ratificación de su sentencia.  Indicó que a partir de este momento su equipo defensor dispone de 15 días hábiles para presentar un recurso de casación penal en el Tribunal Supremo de Justicia, algo que harán con la mayor diligencia posible.
“Leopoldo López ha sido notificado el día de hoy de la ratificación de su sentencia, y a partir de este día el equipo defensor posee 15 días hábiles para presentar el recurso de casación. Naturalmente lo presentaremos con el poder de la verdad, con argumentos contundentes y ante todo usando en todo momento la jurisprudencia del Tribunal Supremo de Justicia. Si la Sala de Casación Penal del TSJ no anula la sentencia de Leopoldo López estará echando por tierra años enteros de jurisprudencia acumulada y demostrará que ya no existe ningún estado de derecho en Venezuela” afirmó.
Juan Carlos Gutiérrez aprovechó la oportunidad para leer las palabras dadas por el líder opositor momentos después de firmar su sentencia. Palabras donde Leopoldo López denuncia las terribles carencias del sistema de justicia venezolano, así como los tratos crueles a los que ha sido sometido desde que ingresó a la prisión militar de Ramo Verde. Las palabras del líder opositor son las siguientes:
Sobre esta sentencia quiero expresar que no tenía mayor expectativa sobre la calidad del razonamiento moral y jurídico que los magistrados de esta corte iban a sentenciar. Luego de leer su contenido quedo convencido de que su contenido ético y jurídico queda remplazado por las órdenes ilegitimas y cobardes de las más altas cúpulas políticas de este régimen corrupto. Esto deja en evidencia una de las enfermedades más graves que posee el sistema de justicia venezolano, la falta de autonomía y probidad de los jueces, porque al no haber una justicia justa, autónoma y apegada a la constitución y las leyes no hay un estado de derecho. Si no existe un estado de derecho tampoco hay democracia, y lamentablemente esa la situación que este esta sentencia deja en evidencia.
Yo estoy seguro de que dentro del sistema de justicia hay venezolanos honrados que no están de acuerdo con lo que ha sucedido aquí hoy, pero se encuentran limitados en su accionar. Y los jueces y magistrados que podían ser hoy la luz de la justicia, la voz en el silencio y hacer justicia entre tanta injusticia que existe en Venezuela han elegido en su lugar los beneficios económicos, han preferido la sumisión a un régimen que ha evitado que se impusiera la lógica, el razonamiento jurídico y ante todo la verdad y la justicia.
Esto es una muestra más de como se ha quebrado el estado de derecho en Venezuela, que es la columna vital de la República. Con los magistrados como protagonistas, esta sentencia demuestra cómo se ha secuestrado la justicia en Venezuela, evidencia como se ha minado la convivencia democrática para remplazarla con la inseguridad, la escasez, la inflación y el sufrimiento de los venezolanos. Al firmar esta sentencia ratifico una vez más las palabras por las que se me condena a casi 14 años de prisión.
Los venezolanos tenemos que salir a conquistar la democracia, y vale destacar que esta son las únicas palabras que se citan en esta sentencia oprobiosa. Yo ratifico mi convicción en la protesta pacífica, por el cambio pacífico de gobierno y la creación de una Venezuela mejor donde sean respetados los derechos de todos los venezolanos, sin jueces o magistrados corruptos que atropellen y arruinen el estado de derecho. Quiero reafirmar que además de haber sido víctima de esta sentencia injusta sin base jurídica, también soy víctima del odio, de los tratos más crueles, de lo que el mismo director de Ramo Verde ha querido describir como echar el ácido en la cara, que no es otra cosa que el hostigamiento permanente  en mi contra que se ha hecho durante mi estadía en la prisión.
La señora Antonieta Mendoza de López, madre del líder opositor, aseguró que la jornada judicial del día de hoy fue un atropello más que demuestra como el régimen violenta los derechos de los venezolanos. “Nos tuvieron 40 minutos esperando en un sótano. Este fue el primer atropello, porque la ley nos otorga el derecho de acompañar a mi hijo en todo momento durante este proceso judicial.  Y luego al terminar vemos como lo sacan con chaleco antibalas, escoltado por hasta 30 funcionarios y a sus familiares no nos dejaban acércanos a menos de ocho metros de él. Lo trataban como si fuera el reo más peligroso de Latinoamérica. Pero mi hijo sigue comprometido con el cambio, y que sepan que pronto saldrá libre, que pronto veremos #LaMejorVzla”

Dejar respuesta