La arepa se pone más cara por el precio “susto” de la Harina Pan en San Cristóbal, Táchira

La escasez de alimentos y medicinas, es sin lugar a dudas el principal problema que hoy aqueja a la población venezolana.

La falta de producción nacional producto de las políticas de expropiación y control de precios implementadas por el gobierno nacional, ha hecho que comerciantes y productores busquen otras vías para adquirir tanto materia prima como productos terminados, siendo la importación, la “solución” final. Sin embargo, también escasean las divisas extranjeras, por lo que el Estado no está en capacidad de aportar moneda de otros países (principalmente dólares) a tasa de cambio oficial, lo cual ha hecho que los importadores utilicen divisas del mercado negro para poder abastecer tiendas y fábricas. Ello, causa que los precios de venta sea considerablemente superiores a los “precios justos” establecidos por el propio gobierno central.

Para el caso de la harina de maíz blanco precocida, la Superintendencia de Precios Justos estableció en mayo de 2016 un precio “justo” de venta en Bs. 190 el kilo.

Hoy, en un supermercado en la ciudad de San Cristóbal, un paquete de harina de maíz blanco precocida (hecha en Colombia), se vende en Bs. 1.176,47. Es decir, casi 10 veces el precio regulado por el Estado y así se evidencia en la foto compartida por el reportero gráfico Billy Castro en su cuenta de la red social Twitter.

Es importante destacar, el el precio regulado por la Superintendencia de Precios Justos, hace referencia a un paquete de 1 kg, es decir, 1.000. La presentación comercializada en la capital tachirense, es de 500 gr, o que supone un precio 20 veces superior al regulado.

En un supermercado en la ciudad de Cúcuta, Colombia (al otro lado de la frontera), el mismo paquete de harina tiene un precio de 1.720 pesos colombianos, que al cambio a Bolívares (2.1 pesos por cada Bolívar), tendría un costo real de Bs. 819.04.

harina-pan-cucuta
Precio de la Harina Pan en un supermercado de Cúcuta, Colombia.

Sin embargo, una manera de medir y comparar la poca capacidad adquisitiva que tiene el venezolano, es calculando y comparando con cuántos paquetes de harina de maíz puede hacerse un venezolano con su salario mínimo (al precio de venta en la tienda) y ver a la misma vez, qué capacidad de adquirir el mismo producto tiene un ciudadano colombiano con su ingreso mínimo mensual.

El salario mínimo en Venezuela, es de Bs. 22.576,60 con lo que podría comprar unas 19 harinas de maíz en su presentación de 500 Gr. Si se suma el bono de alimentación, mejor conocido como CestaTicket, que mensualmente es de Bs 42.480,00, totalizando un salario básico integral de Bs. 65.056,60 con lo que un venezolano podría comprar una totalidad de 55 paquetes de harina.

Ahora bien, un ciudadano colombiano devenga un salario básico mensual de 689.454 pesos colombianos, con los cuales podría adquirir unos 400 paquetes de la misma harina.

Empresas Polar, producto de la dificultad para producir en tierras venezolanas y así lograr también exportar, decidió abrir operaciones productivas en Colombia hace tiempo. La presencia en tiendas venezolanas de productos Polar, corresponde a importaciones directas de comerciantes locales que se hacen de productos básicos en el país vecino.

 

Loading...

Dejar respuesta