Jesús Torrealba: “Intento del gobierno de huir del diálogo demuestra que la Unidad está en lo correcto”

La “presión brutal” de la opinión pública internacional, la inquietud de los medios de comunicación y la preocupación de los facilitadores, obligaron al régimen a retroceder en sus intenciones

Jesús Torrealba

El secretario ejecutivo de la Unidad Democrática, Jesús Chuo Torrealba, aseguró este jueves que el intento del gobierno de Nicolás Maduro por congelar el diálogo, en respuesta al debate sobre el dictamen de culpabilidad por narcotráfico de dos miembros de su entorno familiar, demuestra que esas conversaciones no son una trampa, sino que el diálogo es a lo que “más teme” el oficialismo.

“Este intento del gobierno por  patear la mesa (de diálogo),  este intento del gobierno por salir corriendo del diálogo, revela que el diálogo no es una trampa del régimen como algunos suponían, sino que,  por el contrario, el diálogo es a lo que el régimen más teme”, señaló Torrealba en su programa radial matutino La Fuerza es la Unión.

“Al agredir y congelar el proceso de encuentro convocado por el Vaticano, los hechos revelan que la Mesa de la Unidad Democrática hizo lo correcto al sentarse en el diálogo nacional, pues así dejamos al desnudo al régimen en su compulsión autoritaria”, agregó.

Agregó que la “presión brutal” de la opinión pública internacional, la inquietud de los medios de comunicación y  la preocupación de los facilitadores, obligaron al régimen de Maduro a retroceder en sus intenciones.

Ratificó que la decisión del gobierno de pararse de la mesa de diálogo fue en respuesta al debate que se registró en la Asamblea Nacional, sobre las posibles implicaciones institucionales que ese veredicto, contra dos personas que pertenecen al entorno familiar de la pareja presidencial, tiene sobre el Estado venezolano.

Explicó que el mismo martes en la noche, horas después de emitido el acuerdo de la Asamblea Nacional por los narcosobrinos, y el miércoles en la mañana estaban pautadas reuniones de las comisiones técnicas de trabajo de la mesa de diálogo. “Y de manera unilateral el gobierno suspendió esas reuniones. Es decir, se levantó de esas mesas”, acotó.

Relató que a raíz de esta actitud del gobierno, los representantes de la alianza opositora que participan en las negociaciones se reunieron – al mediodía del miércoles – con el nuncio apostólico, Aldo Giordano, y los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero y Martín Torrijos.

 “Allí nos enteramos que no solamente estaba, según la jerga oficialista, congelado el diálogo a nivel de la comisiones técnicas, sino que estaba en veremos el posible encuentro del 6 de diciembre”, precisó Torrealba.

Contó que pasadas las 2 de la tarde de este miércoles, la “presión brutal de la opinión pública internacional”, la inquietud de los medios de comunicación y “extrema preocupación” de los facilitadores, dejó en evidencia lo que calificó como “la orfandad” del gobierno frente al tema del diálogo.

“Cuando hay crisis, hay más necesidad de diálogo”, apuntó Torrealba, quien aseguró que el  apoyo a esta instancia de conversación y la mediación del Vaticano es “prácticamente planetario”, pues pasa por el respaldo la OEA, ONU, el Parlamento Europeo, todos los gobiernos del hemisferio y las cancillerías del mundo.

En el diálogo a regañadientes

 

Reconoció que desde la coalición partidista opositora se cometieron errores  que hay que asumir y corregir, en cuanto a la puesta en “escena” del diálogo y el lenguaje de los comunicados  que reflejaron “la simbología de dominación del oficialismo”.

Destacó que queda claro ante el mundo cuál es el verdadero talante del gobierno de Maduro, pues “el mismo régimen que no quiere elecciones y que por eso secuestró el referéndum revocatorio, tampoco quiere diálogo”.

Dijo que esta es la prueba de que el diálogo es otro espacio de lucha y que es necesaria la unidad de todos los sectores.

Advirtió sobre las implicaciones que a nivel de Venezuela y de la región pudiera tener el que Nicolás Maduro “dé una patada” a la mesa de diálogo.

“Este gobierno que ya ha condenado al pueblo al hambre, al desabastecimiento, a la inflación más alta del mundo, a la ausencia de medicinas y al terror del hampa, nos quiere condenar también a la violencia política abierta”, subrayó.

“Evidentemente  el gobierno está en el diálogo a regañadientes. Evidentemente el gobierno está en el diálogo a juro, obligado por las circunstancia, por la comunidad internacional y por la estrategia victoriosa del campo democrático que lo ha cercado”, puntualizó.

Recordó que hace 20 días Maduro aseguró enfático que la oposición “es la nada”, imitando el estilo de Hugo Chávez. “Ahora resultada que está sentado con la nada”, ironizó.

Insistió en que en Venezuela habrá un disparo inflacionario cuando se acaben los inventarios, con consecuencias sociales e inestabilidad.

También advirtió sobre el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pues  “nadie tiene idea” de cuál va a ser su política hacia el hemisferio y la región.

Manifestó que ahora que el gobierno se vio obligado a sentarse de nuevo en la mesa de diálogo, lo que le queda es cumplir con los acuerdos.

Corrupción en Pdvsa

 

Torrealba también criticó que Maduro se refiera a la corrupción en Pdvsa, pues estima que son más de 17 años en los que el gobierno ha puesto en “una situación calamitosa” a la principal industria del país, haciendo a la economía más dependiente del petróleo tras la destrucción de los sectores productivos.

José Bodas, secretario general de la Federación Unitaria de Trabajadores del Petróleo de Venezuela, manifestó en el programa radial La Fuerza es la Unión que los trabajadores que han denunciado la corrupción han sido criminalizados.

Bodas cuestionó que el presidente Maduro afirme que tiene conocimiento de casos de corrupción, pero no procede ante las instancias correspondientes para solicitar las investigaciones pertinentes.

“Vemos con preocupación que el presidente no habla de los salario de hambre de los trabajadores petroleros”, acotó.

Indicó que internacionalmente el ingreso promedio no llega ni 30 centavos de dólar diarios y que se violan las condiciones del trabajo.  Precisó que históricamente Venezuela dependía de la industria petrolera en 75 por ciento y “eso era un escándalo”,  y  que hoy en día esa dependencia alcanza el 97 por ciento.

 

Loading...

Dejar respuesta