Gobierno de Maduro adquirió tecnología para espiar a periodistas, líderes opositores y sociedad civil

El gobierno venezolano, contrató los servicios de piratas cibernéticos para espiar a la oposición, a periodistas y a la sociedad civil, y tiene las herramientas para interceptar las comunicaciones emprendidas a través de celulares y de computadoras, incluyendo correos electrónicos, mensajes de texto y conversaciones de voz realizadas a través de Skype, publica El Nuevo Herald

ANTONIO MARÍA DELGADO

El Nuevo Herald

El gobierno de Venezuela contrató los servicios de piratas cibernéticos para espiar a la oposición, a periodistas y a la sociedad civil, y tiene las herramientas para interceptar las comunicaciones emprendidas a través de celulares y de computadoras, incluyendo correos electrónicos, mensajes de texto y conversaciones de voz realizadas a través de Skype.

Dado a que estas herramientas consisten en el uso de malware que permite monitorear directamente el uso de las computadoras y teléfonos celulares, en vez de simplemente interceptar las señales electrónicas que salen de los dispositivos, la encriptación utilizada por algunos servicios de mensajería dejan de ser una garantía de privacidad para los equipos intervenidos.

Las últimas versiones de estos equipos fueron adquiridos hace cerca de dos años por el régimen de Nicolás Maduro y desde entonces han sido utilizados para espiar a “objetivos seleccionados”, dijeron a El Nuevo Herald fuentes cercanas al aparato de seguridad de Venezuela.

“Esos equipos están instalados”, confirmó una de las fuentes que habló bajo condición de anonimato. “Fueron adquiridos hace más de año y medio”.

El régimen bolivariano desde hace bastante tiempo ha utilizado expertos en materia de informática para tratar de interceptar los correos electrónicos y las cuentas de Twitter de periodistas y de dirigentes de la oposición. Pero esas operaciones venían siendo realizadas a través de prácticas rudimentarias.

Los nuevos sistemas otorgan métodos muchos más ágiles y sistematizados de intercepción y permiten monitorear las comunicaciones de miles de personas a la vez, haciendo uso servicios que están siendo ofrecidos a gobiernos de otros países como herramientas para combatir el terrorismo.

“Todo esto tiene el carácter de las armas, que pueden ser utilizada para bien, para brindar seguridad y proteger a la gente, pero que también pueden ser utilizada para mal”, dijo en Miami el experto en informática Vicente Pimienta.

Estando en manos de gobiernos autoritarios, como el venezolano, estas armas pueden ser usadas para espiar a la sociedad civil, y es fácil deducir que las herramientas de espionaje están siendo usadas para reprimir toda forma de disidencia, agregó Pimienta.

Un reciente estudio elaborado por Citizen Lab, un centro de investigación de la Universidad de Toronto, esboza el amplio uso de operaciones de espionaje cibernético contra periodistas y disidentes en países latinoamericanos vinculados con el bolivarianismo, incluyendo Ecuador, Argentina, Brasil y Venezuela.

Citizen Lab, entidad abocada a investigar el uso de tecnología por parte de gobiernos para espiar a sus ciudadanos, también anunció haber detectado en Venezuela el uso de la herramienta de ciberpiratería conocida como FinFisher.

SKYPE ES VULNERABLE

El software, que ha sido utilizado en varios países autoritarios para espiar las actividades de la oposición, normalmente es instalado en las computadoras, tabletas, teléfonos celulares y otros dispositivos sin que sus dueños se den cuenta.

En ocasiones esto sucede haciendo uso de las actualizaciones de programas.

Pero el malware también puede ser instalado a través de la apertura de algún documento enviado haciendo uso del nombre de algún contacto o amigo del “objetivo”, o puede ser instalado directamente aprovechándose de las fallas de seguridad de algunos programas populares.

Una vez instalado, el programa puede ser utilizado para monitorear el uso que el “objetivo” hace de sus dispositivos, pero está especialmente diseñado para capturar las comunicaciones, incluyendo las conversaciones que podrían hacerse a través de Skype, sistema usado ampliamente en Venezuela bajo la creencia de que no puede ser intervenido.

Creer en eso es un error, manifestó Pimienta.

“Todos estos sistemas son vulnerables. Skype no es la excepción”, manifestó.

Además de Venezuela, el FinFisher también es utilizado por México y Paraguay en América Latina, según la investigación de Citizen Lab.

La licencia para operar el programa cuesta cientos de miles de dólares.

Otros de los servicios de piratería cibernética que podría estar siendo utilizado en Venezuela es el de RCS de la firma italiana Hacking Team.

El malware, de características similares a las de FinFisher, fue ofrecido a distintos organismos de seguridad de Venezuela, incluyendo al Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), la Dirección General de Contrainteligencia Militar, y a la Guardia Nacional, según reveló una serie de documentos internos de Hacking Team filtrados por WikiLeaks.

Los documentos y los correos electrónicos filtrados muestran que las autoridades venezolanas expresaron interés en adquirir RCS y que los representantes de Hacking Team organizaron reuniones para hacer demostraciones.

“Entiendo que si el prospecto venezolano decide comprar RCS va a necesitar una entrega muy rápida”, declara uno de los correos interceptados sobre las negociaciones, realizadas a inicios del 2013.

Entre los documentos filtrados, sin embargo, no aparecen datos sobre los desenlaces de las distintas negociaciones que estaban siendo realizadas y se desconoce a ciencia cierta si RCS está siendo utilizado por algunas de las agencias de seguridad de Venezuela, o por alguna de las distintas empresa privadas de seguridad que prestan servicio al chavismo.

JAURÍA DE RATAS (PackRat)

Lo que sí se conoce es que la agrupación conocida como PackRat – jauría de ratas– tiene entre sus blancos dirigentes de la oposición venezolana.

La agrupación, cuya existencia también fue reportada por Citizen Lab, lleva años realizando operaciones de espionaje cibernético desde los países del ALBA, con especial énfasis en espiar las actividades de dirigentes de la oposición, periodistas y activistas.

El nombre de PackRat viene por el uso que hacen los ciberpiratas de programas conocidos en inglés como Remote Admnistration Trojans (RAT) y por el empleo de la técnica conocida como Packing para oscurecer su presencia, explicó John Railton, uno de los investigadores de Citizen Lab.

“Estos son instrumentos de piratería cibernética que son en realidad de fácil acceso, pero a los cuales luego se les ha colocado otra capa para esconder las actividades del PackRat, lo cual hace que al final sea una herramienta mucho más poderosa”, explicó.

PackRat ha estado operando en los países del ALBA desde hace ya bastante tiempo. Citizen Lab los detectó por primera vez en el 2008.

“En términos de los blancos, y de los materiales que fueron utilizados como parte de la decepción, es obvio que esto estaba dirigido contra personas involucradas en la política, y el contenido utilizado para la decepción también era muy político, sugiriendo que estos eran objetivos políticos en vez de objetivos de seguridad”, agregó Railton.

Los piratas del PackRat usan con frecuencia técnicas de phishing para tratar de engañar al objetivo para que le entregue sus claves de acceso. Una vez adentro, ellos proceden a tomar control de documentos, aplicaciones e incluso pueden tomar control de los micrófonos y la cámara de video.

Algunas de estas prácticas dirigidas a opositores involucraban el uso de malware y engaños muy elaborados, como la construcción de páginas falsas de de noticias en internet, o la creación de organizaciones falsas con presencia en la internet.

“En el caso de Venezuela, detectamos una serie de sitios de internet falsos que estaba recogiendo tráfico de personas que se encontraban dentro de Venezuela, pero también disidentes que no estaban dentro de Venezuela”, señaló Railton.

Loading...

Dejar respuesta