Conferencia Episcopal Venezolana: “El gobierno debe dejar la otitis y oír al pueblo”

Foto: Archivo

El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana,  monseñor Diego Padrón, considera positivo que las movilizaciones oficialistas y opositoras de ayer se realizaran de forma pacífica. Sin embargo, cuestionó que mientras los adeptos a la revolución contaron con el respaldo y el acompañamiento del Ejecutivo, los que adversan el proceso debieron sortear obstáculos para ejercer su derecho a la manifestación.

“Se ve que no hay igualdad en el país. Los oficialistas son privilegiados porque marcharon en libertad y sin impedimentos, mientras que a los opositores se les discrimina”, indicó.

El prelado pidió al gobierno reflexionar, exigió respeto para la Constitución y no frenar la legítima solicitud del referéndum que, subrayó, no se contrapone a la paz en Venezuela. “El llamado al gobierno es que se acabe la sordera, que deje la otitis. El presidente Nicolás Maduro debe oír el clamor del pueblo por la escasez de alimentos y de medicinas, así como la inseguridad. El mismo (Hugo) Chávez, citando el Evangelio, decía que el que tenga oídos que oiga”, afirmó.

Monseñor Padrón considera que el gobierno incurre en un error muy grave al oponerse a la voluntad de la mayoría de los venezolanos: “La voz del pueblo es la voz de Dios, que ha sido manifestada el 6 de diciembre”.

El también arzobispo de Cumaná cuestionó que el jefe del Estado minimizara la concentración opositora, que Padrón, sin embargo, calificó de extraordinaria y entusiasta. “El revocatorio es un derecho constitucional y no permitirlo es ilegal e inmoral y eso no puede tolerarse”, aseguró.

Mencionó que así como el pueblo elige con votos a sus dirigentes, tiene la posibilidad de revocarlos mediante el sufragio. El presidente de la CEV ratificó que la Iglesia sigue en oración permanente por la paz y la solución de la crisis que atraviesa el país, la cual causa sufrimientos a los ciudadanos.

Plegarias. La CEV ha abogado por la ejecución de la protesta pacífica bajo el amparo de los organismos de seguridad del Estado. Durante la Toma de Caracas, monseñor Ovidio Pérez Morales, obispo emérito, escribió en Twitter sus deseos de que la movilización culminara sin violencia y pidió por una pronta respuesta del Consejo Nacional Electoral a la solicitud ciudadana.

“Dios: convierte los corazones de las Sras. del CNE, que piensen cuánto cuesta al país el retardo del RR16, en angustias, presos, dinero, labor”, señaló.

El prelado dijo que el país que debe reconstruirse será un hogar con espacio para todos, sin distingo de fe, partidos, ideología o condición social. A su vez, el arzobispo de Maracaibo, monseñor Ubaldo Santana, ve como muy importante la jornada cívica de ayer y rogó a Dios por que ilumine a los venezolanos “para conseguir juntos la paz”.

Dejar respuesta