Este viernes 9 de noviembre, “noches en el Palacio” rendirá homenaje al maestro José “Cheo” Gonzáles

Al cumplirse nueve meses de su lamentable fallecimiento se le rendirá un tributo especial al músico y compositor, poeta y artista plástico

Este próximo viernes 11 de noviembre, “Noches en el Palacio” realizará un sentido homenaje al músico, compositor, poeta y artista plástico José “Cheo” González, bajo la Coordinación de la Alcaldía del municipio Arismendi, con el apoyo del Instituto de Cultura Patrimonio Turismo y Recreación del municipio capital (ICPTURMAR) y los “Amigos por Juan Griego”.

Se tiene previsto que el evento comience a las 06:00 pm, primero en la Casa de la Cultura Monseñor Nicolás Eugenio Navarro de La Asunción con la actuación de la Coral Magisterial y de esta manera dar apertura a la exposición denominada: “El virtuosismo en la obra de José “Cheo” González”. En esta muestra queda demostrado su talento como artista plástico desarrollado desde niño, destacándose como retratista, paisajista, escultor y diseñador desde su perspectiva de arquitecto.   Acto seguido, el público se trasladará al Palacio Municipal, donde harán su presentación y animarán la actividad el Clarinetista Tomás Ramírez, el Ensamble Bitácora, Aurelena Cabrera, Wilson Silva y el grupo de parranda Sarataco y Punto. En este regalo musical disfrutaremos de canciones de la autoría de Cheo González y de sus amigos Ibrahim Bracho y Alexis Real.

Recordemos que el Maestro José “Cheo” González, músico, cantante y compositor de la agrupación margariteña Opus 4, resultó herido de gravedad luego que varios sujetos asaltaran su residencia en horas de la madrugada del pasado 7  de enero y cargaran con artículos y joyas de valor. Casi un mes después de este lamentable suceso y una prolongada agonía, específicamente el 01 de febrero de 2016, el artista fallecía debido a la complicación de las heridas propinadas en el hecho.

Una semblanza del artista según Belkis González

José “Cheo” González, conocido como arquitecto, cantante y músico, fue un artista integral desde su más tierna infancia. En sus tareas escolares, “Cheito” mostraba disciplina académica con un excelente record y dio a conocer su extraordinario talento innato para las artes. En primer grado, la maestra Celia Narváez descubrió su don para el dibujo con “El Cocinerito”. En sus juegos, hacía emerger rostros tallando un pedazo de tiza, fabricaba aviones y barcos de papel, construía ciudades sobre la superficie del viejo tanque de agua, y desde jovencito demostró una extraordinaria precisión como retratista. En las clases vespertinas de “Maneque”, descollaba por su facilidad para tocar el cuatro y luego la guitarra, su compañera de siempre; los instrumentos musicales se enamoraban de sus dedos. “Cheito” vivió creando mundos de sonidos, formas e ideas; compartió risas con sus historias y chistes actuados. Pero también manifestaba su gran sensibilidad con su amor por mamaíta, con su apoyo a los proyectos de Lula, con su preocupación por su país, con su cariño por sus periquitos y loros. Las emociones de “Cheito” galopaban libremente en cada acto de su existencia. Fue un ser que conservó su niño intacto. 

Su formación como arquitecto en la ULA fue una decisión vocacional. Mérida y Barquisimeto le permitieron cultivar sus talentos con profundidad, calidad y sentido crítico. De adulto, Margarita le dio la bienvenida a su terruño y lo vio florecer. A ella le entregó su inmenso sentido de identidad insular y su agradecimiento por la bahía de Juangriego.

“Cheito” se transformó en “Cheo” con los años. Es “Cheo” quien nos deja un gran legado musical por su sello personal en la interpretación y la composición musical universal, venezolana y en especial margariteña. Nos heredó un estilo exquisito que marca un camino a seguir.

Belkis González

Loading...

Dejar respuesta