Consecomercio repudia la violencia en un documento final

Cipriana Ramos, presidente saliente de Consecomercio. Archivo
Cipriana Ramos, presidente saliente de Consecomercio. Archivo

La Asamblea realizada en el hotel Wyndham Concorde Margarita careció de las celebraciones de otros tiempos

La XLVII Asamblea Anual de Consecomercio, celebrada en la isla de Margarita, concluyó con un documento final en el que repudia la violencia y hace un exhorto al gobierno para que cumpla con su obligación constitucional, de garantizarle a la ciudadanía el ejercicio de sus derechos y la integridad física de las personas y bienes, así como todas las formas de expresión enmarcadas dentro del ámbito legal vigente.

El documento exige específicamente “que cese la represión cruel, inhumana y ventajista que ejercen las instituciones del Estado contra una ciudadanía desarmada, pacífica, inerme”.

La presidenta saliente Cipriana Ramos, señaló que los ciudadanos y empresarios deben ejercer su derecho a exigir atención gubernamental ante las autoridades y las instancias internacionales para “evitar incurrir en el peor escenario de los errores sociales: una guerra entre hermanos”.

Ramos dijo que está convencida de que la mejor manera de trabajar por el crecimiento económico del país, es juntos, con disposición y entrega.

El evento se realizó este año, de acuerdo a Ramos, dentro de un ambiente de duelo por las víctimas fatales, los heridos, los detenidos y los afectados por los actos de saqueo y de violencia que estremecen al país, durante las protestas recientes.

“El evento se realiza además como reconocimiento solidario a los millones de consumidores venezolanos, hoy convertidos en las grandes víctimas del fracaso de la imposición de un modelo de economía concebido e inspirado en propósitos estatistas, y que se insiste en mantener por sobre el empobrecimiento de la población, millones de desempleados y las ruinas de cientos de miles de empresas”, agregó la empresaria.

Constituyente es un atajo

El documento también consideró la convocatoria de la Asamblea Constituyente. En ese sentido, el empresariado venezolano estima que se trata de un atajo para legitimar el cuestionado y ya rechazado Plan de la Patria, “amén de insistir en el desconocimiento de la Asamblea Nacional”.

Agrega el manifiesto de Consecomercio que “Preocupa que mientras la ciudadanía insiste en ofrecer su disposición a buscar soluciones, el gobierno opte por apelar a la ventaja legal y política de apoyarse en el uso del monopolio de la violencia, para reprimir a la ciudadanía”.

La XLVII Asamblea de Consecomercio se despidió de Margarita, dejando una sensación de legítima preocupación por la situación actual del país, pero ratificando el compromiso de los empresarios venezolanos con Venezuela y su gente.

Francisco Franco M./El Ají

 

 

Dejar respuesta