Asesinan a cinco miembros de una misma familia

Foto referencial

Cinco personas pertenecientes a una misma familia fueron asesinadas la madrugada del miércoles 17 de agosto. El hecho ocurrió en una vivienda ubicada en el sector Brisas del Valle, en la calle Mariño, del sector Guevaras Sur, en el Municipio Díaz.

La información fue corroborada por el comandante de la Zona Operacional de Defensa Integral del estado Nueva Esparta (ZODI), vicealmirante Alfredo Pulido Pinto, aunque las investigaciones del caso están a cargo del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Según trascendió, sujetos que aún no han sido identificados irrumpieron en la residencia donde dormían siete personas, y aunque una primera versión habla de una riña antes de dar muerte a cinco de estas, familiares dicen que les parece muy extraña la situación.

Ajusticiados

Las víctimas fueron encontradas amarradas y con tiros en la cabeza. Fueron identificadas como 1) Korasara Hernández Silva, de  50 años de edad (padre). 2) Lesbia Maximina González, también 50 años (madre). 3) Crisanto Hernández González, 28 (hijo). 4) Korak Hernández González, 23 (hijo) y  5) Sarismar  Arzolay Hernández, 28 (sobrina).

El jefe de familia trabajaba la carpintería en su misma residencia, fabricando urnas para las empresas locales.

También se conoció que Sarismar, la sobrina, era natural de Tucupita, pero hace unos meses se mudó a la Isla para cuidar a su papá que fue ingresado al hospital de Porlamar, y luego logró emplearse en una tienda de Puerto Libre.

Los familiares fueron avisados al despuntar la mañana y en la morgue del hospital de Porlamar esperaban los cuerpos.

Aunque en la vivienda donde se registraron los horrendos crímenes había siete personas, dos sobrevivieron.

Una joven que pasa los 20 años, novia de Korak Hernández, y una menor de seis años, hija de Sarismar, lograron mantenerse a salvo en uno de los cuartos de la vivienda.

Se desconoce si quedaron vivas porque no fueron descubiertas, o porque en efecto hubo una riña y estas personas no participaron.

Aparentemente hay algún acercamiento a la identidad de los asesinaos, por lo que se estima que en las próximas horas puedan aportarse datos para su captura.

Desconocen si había problemas

John Marcano, sobrino y primo de los fallecidos, dijo que apenas le avisaron se fue a la vivienda donde vivían sus familiares. Mientras esperaba en la morgue narró que la escena fue dantesca ante la cantidad de sangre que había en toda la casa.

Sin embargo, los funcionarios del Cicpc la casa estaba en orden por lo que se supone que el móvil principal no fue el robo.

Describe a la familia como personas tranquilas y sin ningún problema grave, que pueda dar respuesta sobre el móvil.

Destacó la buena conducta de su primo Korak Hernández, quien este miércoles precisamente presentaría su tesis de grado en la Universidad de Oriente, núcleo Nueva Esparta, para optar a la Licenciatura en Informática.

Aunque varios miembros de la familia se dedica a la confección y venta de urnas, dijo que entre todo el dolor están preocupados por el costo del múltiple entierro pues un féretro no baja en este momento de los 300 mil bolívares y ellos necesitarán cinco.

Dejar respuesta