3er día de audiencia a los sobrinos Flores, la defensa buscó la eliminación de interrogatorio en avión de la DEA

En este bosquejo judicial, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores De Freitas, sobrinos de Maduro, escuchan los cargos por los que los acusan (AP)

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Durante tercera la audiencia del juicio de los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, la defensa consiguió un detalle técnico con la que pretende alegar que las declaraciones hechas por los dos acusados, luego de ser arrestados en Haití, están llenas de imprecisiones, son subjetivas y carecen de valor probatorio.
Para la defensa es sumamente importante quitarle valor a esas declaraciones, ya que en las mismas los dos hombres admiten haber cometido el delito por los cuales son juzgados en al Corte del Distrito Sur de Nueva York.
Este miércoles la audiencia se inició con la continuación del interrogatorio del agente especial Sandalio González, quien jugó un rol protagónico en la investigación que llevó a la captura de los dos sujetos.
La defensa acusó a González de incompetente y puso en duda que el agente hubiese podido lograr con éxito transcribir la totalidad de la conversación que sostuvo con Campo Flores y Flores de Freitas en el avión, y a la vez tener su teléfono celular en la mano, y atender “Su imaginario temor a un alto riesgo de seguridad”.
 
Los testimonios de “El Sentado” inquietan a la defensa
 
Nuevamente la defensa trajo a colación la solicitud que el juez no permita que todos los testimonios aportados a la investigación por testigo cooperante “El Sentado” sean considerados como evidencias por parte del jurado.
González, declaró que el “El Sentado” -quien fue asesinado en Honduras poco después del arresto de los sobrinos- fue el primero en informar a la DEA que los dos acusados estaban interesados en hacer un negocio millonario de tráfico de cocaína. Un oficial venezolano habría puesto a los sobrinos presidenciales en contacto con el testigo cooperante a principios de octubre de 2015.
Después de su arresto,  Flores de Freita dijo a los agentes de la DEA que “El Flaco” lo puso en contacto con “El Sentado”, mientras que Campo Flores dijo que “El Flaco” los había presentado a “narcotraficantes en Honduras”.
La importancia del testimonio y las evidencias aportadas por “El Sentado” son claves para la defensa, ya que si se logra especificar que fue el testigo cooperante quien primeramente contactó a los sobrinos, entonces la defensa podría tratar  de desmontar el caso, imponiendo la tesis que fue la DEA la que montó el plan para agarrar a “dos peces gordos”, que le aportarían muchos puntos a la DEA y beneficios a los informantes que participaron en la operación.
Las conexiones políticas de los sobrinos los hacía convertirse en apetecibles por un grupo de narcotraficantes que buscaba prebendas para ganar méritos con el gobierno norteamericano es la base de los argumentos intentados por los abogados.

El interrogatorio al testigo cooperante José Santos Peńa, identificado con anterioridad como CS-1 y la colocación en la sala de algunas grabaciones hechas durante sus reuniones en Caracas con los sobrinos Flores, fueron los puntos más relevantes registrados en el tercer día del juicio contra Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores en la Corte Federal Sur de Nueva York.

Durante el testimonio de agente González, el fiscal Emil Bove preguntó si la DEA había ordenado a sus fuentes que dijera a los acusados que debían usar guantes de latex para evitar que sus huellas digitales fueran captadas por EEUU, lo que el agente negó el tres oportunidades.

Los traductores

En la audiencia de este miércoles testificaron dos traductores:María Elena Alvarado y Henry Reyerbe encargados de hacer las traducciones de los evidencias aportadas por las fuentes de la investigación.

La defensa quiso poner el tela de juicio la capacidad de los dos profesionales para traducir correctamente del español al inglés, a pesar de las impresionantes credenciales de ambos. Tomó palabras específicas que tiene  significados diferentes en Venezuela, como por ejemplo “Marico” que en venezolano es amigo pero en inglés traduce “Faggot” que eshomosexual; “primo”,  “mi hijo” que refiere “amigo” en inglés “buddy”.

Agente de la DEA específica rutas de la droga

En agente especial  de la DEA y actual encargado de la oficina en la embajada de EEUU en Bogotá, Daniel Mahoney  fue invitado por la fiscalía en su calidad de especialista en rutas. Desde el estrado dijo que tiene 24 años trabajando con la DEA y que pasó más de 7 años trabajando en la unidad de Miami donde atendió muchos casos importante de tráfico de droga y lavado de dinero.

Mahoney dijo que EEUU recibe un 40 % de la cantidad de cocaína que exporta Colombia anualmente según indican los reportes de la DEA y que la misma es enviada a territorio estadounidense por medio de distintas rutas, entre las que mencionó el Caribe (Haití, República Dominicana y Las Bahamas) y Centro América (Panamá, Honduras y México) y pasa por la frontera vía California y Texas.

La defensa intentó desprestigiar la credibilidad del agente Mahoney trayendo a colación los porcentajes de droga elaborada en Colombia llegaba a Canadá, al igual cantidad de la droga que pasaba por Venezuela era llevada a Canadá.

Finalmente la defensa pidió a Mahoney que explicara parado frente al jurado cuántos paquetes y de qué tamaño puede transportar 800 kilos de cocaína.

Otro interpelado fue un experto en audio, el empresario Frank Piazza, dueño de la empresa “Legal Audio Video”, la cual se encarga de asistir a firmas de abogados y cortes sobre los procesos de grabación de audios y videos que son utilizados como evidencias en los distintos procedimientos que se realizan en los tribunales.

Piazza explicó a la defensa los mecanismos técnicos usado para trabajar las grabaciones hechas en el restaurante del hotel de Puerto Príncipe, donde se llevó a cabo la detención de los acusados. Tal como ocurrió con los otros testigos, la defensa pretendió restarle credibilidad a los trabajos hechos por Piazza.

El último en subir al estrado fue el informante CS-1, José Santos Peña, quien señaló que Campo Flores tenía experiencia en negocios de narcotráfico, que Campo quería hacer negocios con otras personas porque “El Sentado” se desapareció en varias oportunidades. Igualmente confesó que no conoció a  “El Sentado” pero que pretendió tener relaciones de trabajo con él, ya que en la operación él aparecía como un narcotraficante que hacía negocios con el testigo cooperante asesinado en Honduras en 2015.

Hoy jueves 10 de noviembre continúa el proceso

Loading...

Dejar respuesta