Sobrinos de Cilia Flores no quieren que el jurado vea sus fotos portando “grilletes” cuando subían al avión de la DEA en Haití

Momento de la detención de los Campo Flores en Haití. El documento forma parte de lo presentado por la Fiscalía (JESSICA CARRILLO)

Maibort Petit, la periodista venezolana que ha seguido paso a paso el proceso por narcotrafico contra los sobrinos de la primera dama de Venezuela, publica en su blog la solicitud hecha por Efraín  Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas al juez Paul Crotty prohibir al gobierno presentar ante el jurado las fotografías correspondientes a la reseña policial de los dos acusados en Haití

Momento de la detención de los Campo Flores en Haití. El documento forma parte de lo presentado por la Fiscalía (JESSICA CARRILLO)
Esta es la fotografía que los sobrinos no quieren que vea el juzgado (JESSICA CARRILLO)

Por Maibort Petit
@maibortpetit

Los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, Efraín  Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas solicitaron al juez Paul Crotty prohibir al gobierno presentar ante el jurado las fotografías correspondientes a la reseña policial de los dos acusados en Haití. Asimismo, no quieren que se muestren en las audiencias, unas imágenes que recrean el momento en que los dos acusados suben al avión de la DEA en Puerto Príncipe y desembarcan en Nueva York, ya que en las mismas los dos hombres portaban grilletes, lo cual conllevan a “una fuerte sugerencia de peligrosidad y criminalidad implícita”, según advierte la defensa.
La idea del gobierno con esas fotografías es dejar claro ante el jurado, que ni los oficiales de la policía haitiana ni los agentes de la DEA abusaron físicamente de los dos acusados, tal como lo aseguran, en una de las confesiones juradas, Campo Flores y Flores de Freitas.
De acuerdo a la tesis de la defensa, los acusados fueron obligados por los agentes de la DEA a realizar los interrogatorios luego de ser arrestados, cuando se encontraban en el avión que los trasladó a Nueva York.  Ambos imputados dijeron que habían sido objeto de abusos y presiones por parte de los representantes del gobierno de EEUU, y que los habían obligado a firmar los derechos Miranda.
En la misiva, entregada a la corte este viernes, Campo Flores y Flores de Freitas piden al tribunal que no admita que el gobierno muestre las 4 fotografías, que de acuerdo a sus abogados tiene muy poca carga probatoria.
Las pruebas documentales que la defensa no quiere que vean los miembros del jurado son las fotos de ambos acusados tomadas en la reseña de la policía de Haití, con el número de su caso, llamadas “Placas frontales” y las que muestran a los acusados en perfecta forma física, abordando y desembarcando el avión de la DEA el 10 de noviembre de 2015.
Para la defensa de los sobrinos del presidente Nicolás Maduro la admisión de esas fotografías sería inapropiada, ya que las mismas no son pruebas relevantes del caso, y solo generarían confusión en el jurado. “Las dos tomas policiales de los acusados son completamente innecesarias para identificarlos, puesto que el jurado -seguramente- sabrá quiénes son los acusados cuando se haga referencia a ellos”.

Asimismo, los abogados aseguran que las fotos de los acusados cuando suben y desembarcan del avión de la DEA son irrelevantes, ya que no prueban ninguna de las cuestiones fácticas reales para el juicio.
Argumentan que los acusados no van a cuestionar que volaron en un jet de la DEA desde Haití a Nueva York. Además, las fotos no revelan nada sobre las circunstancias del interrogatorio que es la prueba que se va a discutir.
Dicen que las fotos del avión, pudieran tener una relevancia mínima, que sería que los acusados no mostraban signos de abuso físico. Sin embargo, los demandados no pretenden sugerir ni en el cuestionamiento ni en el argumento, que los agentes del Estado abusaron físicamente de ellos, por lo tanto, las fotografías no cumplen con la prueba de pertinencia de la Regla 401.
La defensa sostiene que las imágenes tienen poco valor probatorio pero mucho riesgo de prejuicio injusto. “Los tribunales de primera instancia piden excluir las tomas frontales de la policía de las evidencias, ya que con las mismas se pretende hacer creer que la persona es “mala”, y por lo tanto, puede ser un elemento injustamente perjudicial”, acotan.

Sostienen que el impacto visual de una foto policial puede referenciar a una condena anterior, “puede dejar un impacto duradero, aunque ilegítimo, en el jurado”. Por consiguiente, el uso de las fotos de reseña policial es altamente desfavorecedor, “ya que podría eliminar efectivamente la presunción de inocencia y reemplazarla con una insignia inconfundible de la criminalidad”, argumentan finalmente los defensores de Campo flores y Flores de Freitas. 

Dejar respuesta