Réplicas sacuden a Nueva Zelanda tras fuerte terremoto que causa 2 muertos

AFP PHOTO / Marty Melville

Un nuevo sismo de magnitud 6,2 sacudió el lunes a la isla Sur de Nueva Zelanda, horas después de que un terremoto más poderoso dejó al menos dos muertos, causó daños en edificios y carreteras y llevó a la evacuación de miles de personas hacia zonas altas para huir del tsunami posterior.

Los equipos de respuesta a emergencias sobrevolaban en helicóptero la región donde estuvo el epicentro del terremoto original de magnitud 7,8, que ocurrió justo después de la medianoche a unos 91 kilómetros al noreste de Christchurch, en la Isla Sur, donde un terremoto magnitud 6,3 acabó con la vida de 185 personas en febrero del 2011.

El primer ministro de Nueva Zelanda, John Key, informó que dos personas habían muerto. También había reportes de heridos y edificios derrumbados.

La capital de Nueva Zelanda, Wellington, parecía una ciudad fantasma luego de que se emitió la orden a que los trabajadores permanezcan alejados mientras el consejo local evalúa el riesgo de los edificios.

Para el área estaba pronosticado un mal clima con fuertes vientos de 140 kilómetros por hora (kph), lo que podría causar más daño, como por ejemplo en los vidrios ya desprendidos por los sismos.

El terremoto magnitud 6,2 fue registrado a cerca de las 13.45 hora local (0045 GMT) y fue el más poderoso de las cientos de réplicas que han sacudido al país del sur del océano Pacífico. Generó nerviosismo en un área donde aún están frescos los recuerdos de un mortal sismo en 2011.

Christchurch, la ciudad más grande de la Isla Sur de Nueva Zelanda, aún se está recuperando del terremoto del 2011, que registró una magnitud de 6,3 y dejó 185 muertos.

Las líneas eléctricas y las telecomunicaciones se cortaron y la luz del día reveló grietas considerables en las carreteras y daños a la infraestructura después del terremoto original que sacó a los neozelandeses de sus camas.

“Este fue el impacto más significativo que puedo recordar en Wellington”, dijo Key a la prensa en una conferencia de prensa al amanecer en el bunker subterráneo del Parlamento en la capital. “Habrá costos bastante importantes en carreteras e infraestructura”.

ESTADO DE EMERGENCIA

El servicio neozelandés Geonet midió la magnitud del fuerte terremoto del lunes en 7,5, mientras que el Servicio Geológico de Estados Unidos la situó en 7,8. El sismo y las réplicas sacudieron edificios tan lejanos como en la capital de Nueva Zelanda, Wellington, a 300 kilómetros al noreste.

Key dijo que esperaba viajar el lunes a la ciudad turística de Kaikoura, a unos 150 kilómetros al noreste de Christchurch y que parecía haber soportado el peso del terremoto.

La Defensa Civil de Nueva Zelanda declaró el estado de emergencia para la región de Kaikoura poco después de la gran réplica del lunes.

Una advertencia de tsunami que provocó evacuaciones masivas después del terremoto original fue degradada después de que grandes olas golpearan Wellington, en la Isla Norte, y Christchurch. No hubo nuevos avisos de tsunami después de la réplica de magnitud 6,2.

Miles de personas a lo largo de la costa este de Nueva Zelanda huyeron de sus casas y se trasladaron a terrenos más elevados, mientras los servicios de emergencia advertían de olas destructivas de hasta cinco metros en algunas áreas.

Nueva Zelanda se encuentra en el “anillo de fuego” sísmicamente activo, un arco de 40.000 kilómetros de volcanes y trincheras oceánicas que en parte rodea el océano Pacífico. Alrededor del 90 por ciento de los terremotos ocurren en esta región.

Tanto el sismo inicial como la serie posterior de réplicas fueron sentidos en casi todo el país.

“La casa entera se movió como una serpiente y algunas cosas se rompieron, la electricidad se cortó”, comentó una mujer llamada Elizabeth en Radio New Zealand desde su residencia en Takaka, en la zona superior de la Isla Sur.

En Wellington había una congestión en las vías que llevan al Monte Victoria, una colina desde la que se divida la ciudad costera.

“Estoy estacionado al lado de la carretera y creo que la gente está intentando irse a dormir, como yo”, afirmó a Reuters Howard Warner, residente de Wellington, tras evacuar su vivienda al borde del mar.

Richard Maclean, un portavoz del Consejo Municipal de Wellington, señaló que hubo daños estructurales en varios edificios. “Tenemos reportes de cañerías rotas y muchas cosas caídas de escritorios y estantes”, comentó a RNZ.

Otros residentes se refirieron a la caída de vidrios de los edificios a las calles y que los hoteles y edificios de apartamentos fueron evacuados.

AFP PHOTO / Marty Melville
AFP PHOTO / Marty Melville
AFP PHOTO / Marty Melville
AFP PHOTO / Marty Melville
AFP PHOTO / Marty Melville
AFP PHOTO / Marty Melville
 REUTERS/Anthony Phelps
REUTERS/Anthony Phelps

 

Loading...

Dejar respuesta