Rafael Ramírez: en la ONU no entrará nada en contra del país

 La postura internacional frente a Venezuela es un tema en el que el Ejecutivo hace mucho foco. Entre sus denuncias recurrentes está la supuesta campaña internacional contra el Gobierno, pero el representante permanente ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Rafael Ramírez, dijo que en este organismo hay gran apoyo, por lo que “ahí no va a entrar nada contra el país”.

La advertencia la hizo al señalar que pese a la conjura contra el proceso revolucionario, es falso que el país esté aislado internacionalmente, por cuanto la nación está muy activa en todo el sistema multilateral.

En el caso de la ONU, recordó que se recibieron 184 votos en el Consejo de Seguridad y la nación fue electa por unanimidad para presidir el Comité de Descolonización.

“Tenemos muy buen apoyo de Rusia, China, países africanos y latinoamericanos para impedir que se pueda cocinar nada contra Venezuela”, aseguró.

Pese a esto, Ramírez debió aludir a la declaración que hizo el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien dijo hace pocos días que en Venezuela hay una crisis humanitaria. “Nos extrañó y la rechazamos porque es falsa”, dijo al referir que las propias oficinas de la ONU en el país han dicho que no hay un problema de esa magnitud.

Confiado en que el equipo diplomático podrá poner freno a cualquier agresión, Ramírez volvió a criticar la posición de la Organización de Estados Americanos (OEA), al decir que es el único reducto que tiene la oposición para agredir al Ejecutivo, porque la nación “tiene una posición de respeto y respaldo en el mundo”.

Sospechas

Desde marzo pasado, el también expresidente de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) es el centro de una investigación de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, por presuntas irregularidades durante su gestión al frente de la estatal (2004-2014).

El presidente de esta instancia parlamentaria, Freddy Guevara, señaló que los daños ocasionados a la nación “sumados podrían ser 4 mil millones de dólares y 800 mil millones de euros”.

Ramírez reaccionó fustigando al equipo parlamentario. Dijo que “lo encabeza un muchacho (Guevara) que tiene problemas. No nos parece que está capacitado para conducir con imparcialidad la política y la averiguación. El otro es Julio Montoya, un extorsionador de oficio, y está el otro señor, el traidor Ismael García”.

Para el expresidente de Pdvsa, durante el proceso “no han podido demostrar nada” porque la averiguación no tiene intenciones de luchar contra la corrupción, sino criminalizar la gestión revolucionaria, pero advirtió que está preparando sus alegatos y documentos.

En ese sentido, admitió que la estatal petrolera es una empresa compleja, por lo que “si hay algo irregular que se deba investigar, se debe investigar”.

La primera respuesta a sus señalamientos provino del diputado Montoya, quien se refirió al caso del presunto desfalco de fondos ocurrido en Pdvsa. Dijo que Ramírez debe “explicar por qué su primo hermano Diego Salazar tenía 2 mil millones de dólares en el Banco de Andorra”, entidad investigada por blanqueo.

Dejar respuesta