Paraguay planteará ante la ONU la preocupación por los derechos humanos en Venezuela

En un hecho inusual, un país latinoamericano señalará a otra nación de la región ante el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra. Contará con el respaldo de una treintena de países. La delegación chavista se prepara para contraatacar junto a sus aliados, publica hoy Infobae

Paraguay manifestará en la ONU su preocupación por la situación de los derechos humanos en Venezuela

Será en el marco de la 33 sesión del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra. Contará con el apoyo de unos 30 países, pero casi ninguno de América Latina. Caracas responderá con su propia declaración

En un hecho inusual en la historia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU (CDH), fundado en 2006, un país latinoamericano manifestará su preocupación por la situación de otro Estado de la región. Paraguay será el debutante y Venezuela el apuntado. Lo hará a través de una declaración conjunta, que será leída la sede de las Naciones Unidas en Ginebra.

La delegación paraguaya anticipó a Infobae que el contenido de lo que leerá en el recinto estará en la misma línea de lo expresado por el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, en la inauguración de la 33ª Sesión del CDH, dos semanas atrás. Entonce condenó la negativa de Caracas a darle la visa a su representante regional. “Ese rechazo total es especialmente deplorable a la luz de la profunda crisis que atraviesa el país gobernado por Nicolás Maduro”, dijo.

El Alto Comisionado se refirió también a “la represión de la oposición y de los grupos de la sociedad civil, los arrestos arbitrarios, el uso excesivo de la fuerza contra manifestantes pacíficos, la erosión de la independencia de las instituciones y el Estado de derecho, el dramático declive de los derechos económicos y sociales, con una hambruna cada vez más generalizada y un deteriorado sistema de salud pública“.

La diplomacia paraguaya se preocupó por dejar en claro que el mensaje se leerá en el marco del ítem 10 de la agenda de discusión, dedicado a la “cooperación y la asistencia técnica”. Esto significa que será algo “amigable”. Aunque claro, hará hincapié en una realidad que es sistemáticamente negada por el gobierno de Maduro, que lo interpretará como un ataque.

Según pudo averiguar Infobae, la declaración será suscrita por unos 30 países. La mayoría son de la Unión Europea, aunque también hay algunos de Asia y de otras regiones, como Canadá. Estados Unidos, que fue uno de los impulsores de que se haga una declaración sobre Venezuela, será lógicamente otro de los firmantes.

En las últimas horas hubo intensas negociaciones por parte de la delegación paraguaya para conseguir el apoyo del resto de América Latina, pero fueron infructuosas en la mayoría de los casos. Costa Rica sería el único que pondría su firma. Un grupo importante de países, entre ellos Argentina, Chile, Brasil, Uruguay y otros, estuvo discutiendo hasta último momento qué postura tomar, pero se inclinó por la abstención.

La idea generalizada que transmitieron distintos diplomáticos a Infobae es que el mejor ámbito para discutir la situación de los países latinoamericanos son los organismos de la región, como la OEA, la Unasur y el Mercosur. Esta postura es muy criticada por las delegaciones de otras regiones, más abiertas a discutir problemas internos en este tipo de foros, en los que está presente toda la comunidad internacional. En rigor, se trata de una forma de corporativismo regional, ya que todos saben que si los propios vecinos a condenar los abusos cometidos en un país, es muy difícil que se atrevan los miembros de otras partes del mundo.

Al enterarse de la jugada que estaba preparando Paraguay, Caracas comenzó una contraofensiva. Con la ayuda de sus íntimos aliados del ALBA (Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Cuba), preparó su propia declaración, en la que acudirá a su tradicional discurso de defensa de la soberanía nacional frente a los “ataques” del exterior. Y obviamente culpará a Estados Unidos.

Venezuela contará con el respaldo de sus habituales aliados en la ONU, gran parte de los países africanos y árabes. Como consecuencia, espera que suscriban a su declaración unos 80 Estados. Algunas de esas delegaciones anticiparon a Infobae que incluso tomarán la palabra para defender al gobierno de Maduro.

Dejar respuesta