Operan a sobrevivientes de accidente aéreo en Colombia, comenzará investigación

Rescue workers arrange the bodies of victims of an airplane that crashed in La Union, a mountainous area outside Medellin, Colombia, Tuesday , Nov. 29, 2016. The plane was carrying the Brazilian first division soccer club Chapecoense team that was on it's way for a Copa Sudamericana final match against Colombia's Atletico Nacional. (AP Photo/Luis Benavides)

Médicos atendían el miércoles a los sobrevivientes del desastre aéreo en Colombia en el que murieron 71 personas, que afectó al avión que transportaba al equipo de fútbol Chapecoense de Brasil.

La tragedia aérea es la peor que se registra en Colombia en más de dos décadas y la más grave en la historia del fútbol brasileño.

El accidente destruyó el sueño de un club que se volvió un ejemplo de éxito en Brasil y que aspiraba a dar el primer paso para ganar la final de la Copa Sudamericana, frente a Atlético Nacional de Colombia el miércoles en Medellín.

Sólo seis personas -tres jugadores, un periodista y dos miembros de la tripulación- sobrevivieron al accidente ocurrido la noche del lunes, cuando el avión que transportaba al club brasileño chocó contra una zona montañosa del noroeste de Colombia cuando volaba hacia Medellín.

Los sobrevivientes estaban siendo atendidos en hospitales locales. De los jugadores, el portero Jackson Follmann se está recuperando de la amputación de su pierna derecha, según los médicos.

El defensa Helio Neto permanecía en cuidados intensivos con un trauma severo en el cráneo, tórax y pulmones. Alan Ruschel, que juega en la misma posición, fue sometido a una operación a la columna.

Investigadores de Brasil volaban para sumarse a sus pares colombianos en la revisión de las dos cajas negras del avión de la aerolínea Lamia, ubicadas en el lugar del accidente en una ladera lodosa cerca de la ciudad de La Unión.

Soldados custodiaron los restos del fuselaje durante la noche después de que los equipos de rescate se retiraron, y los investigadores planeaban comenzar sus labores al amanecer.

Bolivia, donde tiene su sede la aerolínea Lamia, y Reino Unido también enviaron a expertos para colaborar en la investigación.

Antes de estrellarse, el avión British Aerospace Avro RJ85 reportó que estaba teniendo fallas eléctricas, y las condiciones meteorológicas eran deficientes, pero todavía no se ha ofrecido una versión oficial sobre la causa del accidente.

Los habitantes de la zona están acostumbrados al paso de los aviones, pero muchos fueron perturbados por el ruido del accidente que interrumpió su sueño.

“Se acercó a mi casa, pero no había ruido, el motor no debe haber estado funcionando”, declaró Nancy Muñoz, de 35 años.

“Me pareció que era una bomba, porque los rebeldes de las FARC solían atacar la infraestructura militar aquí. Entonces oímos llegar a los equipos de rescate”, dijo su marido Fabian.

Al caer la noche del martes, los equipos de rescate habían recuperado la mayor parte de los cuerpos, que serán repatriados a Brasil y Bolivia, país de origen de los nueve tripulantes del avión.

Brasil declaró tres días de duelo y grandes figuras del fútbol mundial desde Lionel Messi a Pelé enviaron sus condolencias.

El accidente fue un giro terrible para la historia de cuento de hadas que vivió Chapecoense, que estaba a punto de jugar el partido más importante de su historia en el duelo de ida de la final de la copa regional en Medellín.

Nacional pidió al máximo organismo rector del fútbol regional que entregue el título de la Copa Sudamericana a Chapecoense como un homenaje póstumo.

Esta es la peor tragedia aérea de Colombia en la historia reciente, desde que en diciembre de 1995 más de 160 ocupantes de un avión de la aerolínea American Airlines murieron al estrellarse en una zona montañosa cerca de la ciudad de Cali, en el suroeste del país.

 

Loading...

Dejar respuesta