Los sobrinos Flores podrían declararse culpables para obtener una pena reducida

Suprimir las evidencias era probablemente el único recurso que tenían para obtener la libertad de los Flores, publica el Diario de Las Américas

Difícilmente Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores De Freitas puedan olvidar los hechos ocurridos esta semana. El pasado miércoles 12, el juez Paul Crotty negó todas las posibilidades a los abogados defensores de desmontar el caso de la fiscalía. Esta decisión era determinante para ellos porque, según explicó el abogado Barry Deonarine, esta jugada de la defensa era probablemente el único recurso que tenían para obtener la libertad de los Flores.

Según palabras de la misma fiscalía, las evidencias son muy fuertes: grabaciones de audio y video que presentarán al jurado, en las que se aprecian a los acusados negociando la operación, así como las declaraciones que dieran en el avión a los agentes especiales de la DEA, en el que cuentan el rol que jugaron en la operación y cuánto dinero pensaban obtener.

Según explican los abogados de Federal Defenders NY, bufete que fue pautado por la corte, para defender a Franqui Flores De Freitas, la gran mayoría de los casos federales concluyen con declaraciones de culpa. Por lo general, en estos acuerdos los fiscales ofrecen sentencias mucho menores a los acusados a cambio de que se declaren culpables. Debido a que los acusados de delitos de drogas casi siempre son condenados, no es de extrañar que el 97 por ciento decida declararse culpable.

“Los fiscales ofrecen a los acusados de delitos de drogas una supuesta elección, que en los casos más graves implica declararse culpable y recibir una pena de 10 años, o arriesgarse a ser sentenciados a cadena perpetua sin libertad condicional, si van a juicio”, explicó Jamie Fellner, asesora principal del Programa de Estados Unidos en Human Rights Watch.

Otra forma de negociar para obtener alguna reducción de pena, aparte de declararse culpable, es “colaborar” con la DEA y la fiscalía. Esto quiere decir, que los acusados podrían aportar información que ayude a los organismos antidroga a desmontar algún cártel o bien que den a conocer el nombre de alguna persona importante que esté involucrada en el negocio, que sea de interés para el cuerpo de seguridad o fiscalía. Otra forma de “colaborar” es volverse informante de la DEA.

Culpabilidad

El juez Crotty, a través de un documento de 24 páginas, detalló las razones por las cuales desechó todas las solicitudes de los abogados de los sobrinos Flores.

“La Corte: (I) niega la moción de los demandados de suprimir evidencias sobre la base de la expoliación; (II) niega la moción para suprimir las declaraciones de los demandados posteriores a la detención; (III) niega la moción de los demandados sobre la Ley de Particulares; (IV) niega la moción de los demandados para obligar la pronta entrega del material Brady y Giglio, y la identidad de los informantes confidenciales; y (V) niega la moción de los demandados para obligar a la entrega temprana de los materiales traducidos”, detalla el Juez en la comunicación.

La defensa alegaba, entre otras cosas, que la fiscalía, o la DEA, tenían en su poder grabaciones con material exculpatorio donde los sobrinos explicaban que ellos no tenían experiencia en el tráfico de drogas y que no tenían los recursos necesarios para trasladarla.

“Pero eso no es lo que pasó aquí. Las grabaciones no han ‘desaparecido’ porque las fuentes confidenciales o cualquier otra persona las destruyeron, sino más bien porque nunca fueron hechas. La fiscalía no está obligada a registrar todas las interacciones entre una fuente confidencial y un sospechoso”, explicó Crotty.

En cuanto a la moción para suprimir las declaraciones de los demandados, posteriores a la detención, el juez Paul Crotty explicó que el testimonio de los agentes de la DEA y la minuta del día demuestran que no hubo retraso en presentar a los acusados ante un juez magistrado y que se evidencia que al menos uno de los oficiales de la DEA que participaron en la declaración estaba identificado. Con lo cual el argumento de que pensaron que estaban siendo secuestrados y que iban a ser asesinados perdió validez.

Calendario del juicio

En la audiencia que se realizó el pasado 13 de octubre, el juez Crotty aprovechó la oportunidad para definir el calendario del juicio. Las partes coincidieron en que se haga una última audiencia previa al juicio el 2 o el 3 de noviembre, dependiendo de cómo avance la entrega del cuestionario para la selección del jurado, y que el juicio inicie el 7 de noviembre con la elección de quienes deberán decidir si lo sobrinos Flores son culpables o inocentes. Se estima que escojan a 10 personas, de un grupo de 60 ciudadanos.

La fiscalía espera que el juicio tome unos 10 días hábiles, pero el juez Crotty aseguró que tomará más tiempo por los feriados que habrá durante el desarrollo del mismo.

“Terrible situación”

Un tema que ocupó una buena parte de la audiencia fue la reclusión de Franqui Francisco Flores De Freitas en una unidad de vivienda especial (SHU, por sus siglas en inglés). Este es un tipo de celda donde el recluso es limitado de toda interacción humana, a excepción de sus custodios. Su abogado defensor, David Rody, informó al juez Crotty que su defendido seguía en el SHU a pesar de que la fiscalía dijo que sería reincorporado con la población reclusa regular el martes al finalizar el día.

“El señor Flores De Freitas se encuentra en una terrible situación desde el 6 de octubre. La fiscalía dijo que sería liberado del SHU el martes al final del día y esto no se cumplió. Durante este tiempo ha tenido que comer con las manos porque no le dan utensilios para comer; debe tomar agua directamente del lavamos porque no tiene vaso; en la semana que lleva recluido en el SHU solo le han permitido bañarse dos veces (una sola vez con jabón) y le mantienen la luz de la celda encendida las 24 horas del día, lo que le imposibilita dormir bien”, explicó Rody.

La fiscalía informó, a través de una carta al juez Crotty, que Franqui Francisco Flores De Freitas había abandonado el SHU y regresado con el resto de la población reclusa a las 8:30 am de 14 de octubre. En esa carta no se detallaron las razones por las que estuvo ocho días aislados.

Loading...

Dejar respuesta