Gobierno de Santos descarta modificar nuevo acuerdo de paz con las FARC

El nuevo acuerdo de paz que firmó el Gobierno de Colombia con la guerrilla de las FARC después de una serie de ajustes no será renegociado y se buscará su inmediata implementación una vez se determine un mecanismo de refrendación, dijo el martes el jefe del equipo negociador gubernamental.

El anuncio podría desatar enfrentamientos con la oposición política liderada por el ex presidente Álvaro Uribe, quien pidió dejar abierta la posibilidad de modificar el pacto que firmaron el sábado el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“Este es el acuerdo final, este es el acuerdo definitivo. Realmente no hay espacio para una nueva negociación”, dijo el jefe del equipo negociador del Gobierno, Humberto de la Calle.

“Lo que sigue es una discusión sobre refrendación y el deseo de la mayoría de los colombianos de proceder a la implementación y poner fin al conflicto armado interno más largo de Latinoamérica”, explicó.

El Gobierno colombiano y las FARC hicieron modificaciones al acuerdo de paz que firmaron en septiembre después de que los colombianos lo rechazaron en un plebiscito a comienzos del mes pasado, un inesperado resultado que obligó a Santos a iniciar la búsqueda de consensos con la oposición que sugirió varios cambios y ajustes.

El nuevo acuerdo, que no será incorporado a la Constitución, hace precisiones sobre los derechos de la propiedad privada, un tribunal especial de justicia y los sitios de confinación donde los rebeldes cumplirán sus penas privativas de la libertad de entre cinco y ochos años por los crímenes cometidos en el conflicto armado de más de 52 años.

Además, incluye aclaraciones sobre la lucha contra el narcotráfico, obliga a la guerrilla a entregar todos sus bienes para indemnizar a las víctimas y establece que la implementación de los acuerdos se hará sin poner en riesgo la estabilidad fiscal del país.

Santos, ganador del Premio Nobel de la Paz el mes pasado por sus esfuerzos por poner fin al conflicto armado que ha dejado más de 220.000 muertos y millones de desplazados, espera con el nuevo acuerdo unir a una nación dividida después de que el proceso hacia la paz quedó en peligro por su rechazo en el plebiscito.

Por su parte, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, dijo que la implementación del acuerdo se hará a través del Congreso y que el presidente buscará un consenso con los diferentes partidos políticos para definir un mecanismo de refrendación que podría ser el mismo legislativo.

 

Dejar respuesta