Gobierno y las Farc firmaron acuerdo final para la paz en Colombia

Foto Archivo

Tras casi cuatro años de discusiones, se logró un pacto para poner fin a cinco décadas de conflicto armado

El Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) firmaron ayer el acuerdo final que cierra las negociaciones de paz desarrolladas en La Habana durante los últimos cuatro años, y que deberá ser refrendado por el pueblo colombiano en un plebiscito.

El documento fue rubricado por los jefes negociadores de las dos delegaciones, Humberto de La Calle por el Gobierno y Luciano Marín Arango, alias “Iván Márquez“, en representación de la guerrilla, así como por los embajadores de Cuba y Noruega, países garantes en el proceso de paz.

Los puntos principales del pacto son los siguientes: Reforma rural integral, que contribuirá a la transformación estructural del campo, cerrando las brechas entre este y la ciudad y creando condiciones de bienestar y buen vivir para la población rural.

También la participación política de las Farc, y al respecto el presidente Juan Manuel Santos señaló en su discurso al país que los “antiguos miembros de las Farc -ya sin armas- podrán acceder a la vida política del país”, en democracia, y deberán, “como cualquier otra organización partidista, convencer con propuestas y argumentos a los ciudadanos para ser elegidos”.

Voz sin voto
El gobernante apuntó que hasta 2018 las Farc contarán con “unos voceros en el Congreso, con voz pero sin voto, para discutir exclusivamente la implementación de los acuerdos.

El convenio encierra igualmente la apertura democrática para construir la paz; cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, la dejación de las armas, y la no repetición para poder transformar las condiciones que han facilitado la persistencia de la violencia en el territorio.

También incluye un acuerdo sobre garantías de seguridad y lucha contra las organizaciones criminales responsables de homicidios y masacres incluyendo las organizaciones que hayan sido denominadas como sucesoras del paramilitarismo y sus redes de apoyo.

Otros aspectos son la solución al problema de las drogas ilícitas y el resarcimiento de las víctimas.

Adicionalmente crea un mecanismo de acompañamiento para que la comunidad internacional contribuya de distintas maneras a garantizar la implementación del Acuerdo Final, y en materia de verificación se pone en marcha un modelo con un componente internacional integrado por los países que durante el proceso han tenido el papel de garantes y acompañantes, y dos vocerías internacionales.

Santos enviará hoy al Congreso el texto del pacto para que convoque el plebiscito de refrendación de lo pactado, que se celebrará el próximo 2 de octubre.

Dejar respuesta