EE.UU. prepara sanciones para castigar a Rusia por interferencia en las elecciones

El gobierno saliente de Barack Obama analiza qué medidas tomar contra Moscú por el hackeo de correos del Partido Demócrata. La Casa Blanca revisaría una orden ejecutiva para tener sustento legal y aplicar bloqueos o congelar activos rusos. Qué pasará si la gestión de Donald Trump quiere retroceder en la decisión

La administración de Barack Obama está cerca de anunciar las medidas que tomará para castigar a Rusia por su interferencia en las recientes elecciones estadounidenses, que podrían incluir sanciones económicas y censuras diplomáticas, según fuentes oficiales contactadas por el Washington Post.

A menos de un mes de la entrega de mando al presidente electo Donald Trump, la Casa Blanca busca poner fin a semanas de debate sobre cómo sustentar las represalias contra Moscú por los ciberataques realizados durante la campaña presidencial, que habrían afectado las opciones de la candidata demócrata, Hillary Clinton.

Obama, quien ordenó una investigación completa sobre los hackeos, había prometido hace dos semanas una respuesta contra Rusia y confirmó que había advertido de ello al mandatario ruso, Vladimir Putin. Por ello, el anuncio llegaría en los próximos días.

Sin embargo, no está claro qué herramientas legales usaría para aplicarlas. Una orden ejecutiva del 2015 permite responder a agresiones foráneas que atenten contra la economía o seguridad nacional, pero no incluye explícitamente al proceso electoral, por lo que la autoridad de la Casa Blanca estaría siendo revisada para lograrlo.

El camino, según analiza el periódico estadounidense con base en contactos oficiales, sería declarar al sistema de elecciones como parte de la “infraestructura crítica” de la nación.

La orden ejecutiva en cuestión, que ya fue utilizada para amenazar con éxito a China por su espionaje empresarial, permite congelar activos en suelo estadounidense de actores involucrados en las actividades investigadas y puede bloquear transacciones comerciales.

Su aplicación, sin embargo, podría no llegar a tener el efecto esperado, ya que los Estados Unidos ya cuentan con sanciones sobre Rusia por la crisis con Ucrania. Además, según fuentes del Washington Post, la Casa Blanca también busca la forma para dificultar que la nueva administración, más cercana al Kremlin, elimine las medidas por implementar.

AP

Dejar respuesta