EE.UU llama a detener la violencia y exigir rendición de cuentas en las protestas en Venezuela

En un comunicado publicado hace minutos por el Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica, el gobierno de Donald Trump, insta al gobierno de Nicolás Maduro a dar cumplimiento a los compromisos que asumió el otoño pasado en el marco del proceso de Diálogo, con la mediación del Vaticano: a celebrar prontamente elecciones.

El-aji.com

De igual forma, se suma el gobierno de Estados Unidos al pedido conjunto planteado el 17 de abril por 11 gobiernos latinoamericanos al Gobierno de Venezuela para que adopte estas medidas inmediatamente, a fin de facilitar la pronta solución de la crisis que afecta a todos los venezolanos y cada vez más a la región.

Lea a continuación el comunicado completo

Para su divulgación inmediata

 

DECLARACIÓN DE MARK TONER, VOCERO EN FUNCIONES

 

18 de abril de 2017

 

Detener la violencia y exigir rendición de cuentas en las protestas en Venezuela

 

En las últimas semanas, se ha producido en Venezuela una sucesión de protestas sociales, desde que el Tribunal Supremo de Justicia demostró su falta de independencia del Poder Ejecutivo a través de varios pronunciamientos contra los miembros de la Asamblea Nacional, cuyos miembros son designados mediante elecciones libres.

 

Hasta el momento, han muerto seis manifestantes y cientos han sido detenidos. Han trascendido informes creíbles de uso de la tortura por el SEBIN y el CICPC. Se ha convocado a nuevas manifestaciones en los próximos días, sobre todo para el miércoles 19 de abril.

 

Instamos una vez más al Gobierno de Venezuela a cumplir los compromisos que asumió el otoño pasado en el marco del proceso de Diálogo, con la mediación del Vaticano: a celebrar prontamente elecciones; a respetar la constitución y la Asamblea Nacional; a disponer la liberación inmediata e incondicional de todos los presos políticos; y a atender las necesidades humanitarias de la población venezolana.

 

Nos sumamos al pedido conjunto planteado el 17 de abril por 11 gobiernos latinoamericanos al Gobierno de Venezuela para que adopte estas medidas inmediatamente, a fin de facilitar la pronta solución de la crisis que afecta a todos los venezolanos y cada vez más a la región.

 

Instamos una vez más a los manifestantes a expresarse de manera no violenta. Repudiamos el uso de la violencia contra manifestantes que no están armados. En particular, condenamos el uso de colectivos —bandas armadas bajo el control político de líderes del partido PSUV— para reprimir a manifestantes, mientras las fuerzas de seguridad responsables de mantener el orden público permanecen pasivas.

 

También recordamos una vez más a las fuerzas públicas —miembros de la Policía, el Ejército y la Guardia Nacional—, así como a los miembros del Poder Judicial, sobre sus deberes legales y constitucionales de proteger, y no impedir, las manifestaciones pacíficas.

 

Los responsables de la represión ilegal de actividades democráticas pacíficas, el debilitamiento de las instituciones y las prácticas democráticas y las graves violaciones de derechos humanos deberán responder individualmente por sus actos ante la población venezolana y sus instituciones, así como ante la comunidad internacional.

 

#

U.S. DEPARTMENT OF STATE

 

Office of the Spokesperson

 

________________________________

 

For Immediate Release

 

STATEMENT BY MARK TONER, ACTING SPOKESPERSON

 

April 18, 2017

 

Non-Violence and Accountability During Protests in Venezuela

 

Venezuela has been witness in recent weeks to ongoing social protests, ever since the Supreme Court demonstrated its lack of independence from the Executive Branch through a continuing series of court decisions against the members of the freely-elected National Assembly.

 

Thus far, six demonstrators have been killed, with hundreds arrested.  There have been credible accounts of use of torture by SEBIN and CICPC.  More demonstrations are called for the coming days, in particular for Wednesday, April 19.

 

We call again upon the Government of Venezuela to fulfill the commitments it made as part of the Vatican-backed Dialogue process last Fall: to hold prompt elections; to respect the constitution and the National Assembly; to provide for the immediate and unconditional release of all political prisoners; and, to tend to the humanitarian needs of the Venezuelan people.

 

We echo the joint call made April 17 by 11 Latin American governments on the government of Venezuela to immediately take these steps to permit a prompt solution to the grave crisis affecting all Venezuelans, and increasingly, the region.

 

We again urge demonstrators to express themselves non-violently.  We deplore the use of violence against unarmed protestors. In particular, we deplore the use of colectivos – armed bands under the political control of PSUV party leaders – to repress protestors while the security forces responsible for maintaining public order idly stand by.

 

We also again remind the public forces – members of the Police, the Army and the National Guard – as well as members of the judiciary, of their legal and constitutional responsibilities to protect, not prevent, peaceful demonstrations.

 

Those responsible for the criminal repression of peaceful democratic activity, for the undermining of democratic institutions and practices, and for gross violations of human rights, will be held individually accountable for their actions by the Venezuelan people and their institutions, as well as by the international community.

Dejar respuesta