Crisis en el Mercosur: Argentina y Paraguay desconocen al gobierno de Nicolás Maduro al frente del bloque

Fue “una autoproclamación de facto”, indicó el canciller paraguayo. Las autoridades argentinas destacaron, por su parte, que “ningún país” puede asumir la presidencia sin traspaso

“Argentina considera que ningún país puede asumir la presidencia pro témpore sin traspaso y propone una reunión de coordinadores para solucionar este problema“, expresaron el lunes desde el Ministerio de Relaciones Exteriores.

El viernes último, Uruguay comunicó al resto de los integrantes del Mercosur –Argentina, Brasil, Paraguay y Venezuela– que daba por concluida su presidencia semestral del bloque.

A la dimisión del país uruguayo, siguió la iniciativa de Venezuela de asumir el frente del organismo, así como lo expresó en una misiva dirigida a los Estados miembros: “Tenemos a bien informar que, a partir del día de hoy, la República Bolivariana de Venezuela asumirá con beneplácito el ejercicio de la presidencia pro témpore del Mercosur, con fundamento en el artículo 12 del Tratado de Asunción y en correspondencia con el artículo 5 del Protocolo Ouro Preto”.

En ambos artículos se establece que la presidencia del bloque regional debe ser entregada y rotada cada seis meses entre los países miembros y por orden alfabético, es decir, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela.

Argentina no fue el único país en expresar su desacuerdo con la asunción de la nación gobernada por Nicolás Maduro. “Paraguay no acepta esta autoproclamación por parte de Venezuela en el ejercicio de la presidencia pro témpore del Mercosur”, indicó Eladio Loizaga, titular del Ministerio de Relaciones Exteriores de Paraguay, en una conferencia de prensa en el palacio de gobierno en Asunción.

El canciller paraguayo afirmó que el Mercosur está siendo dirigido “en coordinación entre los tres países, Argentina, Brasil y Paraguay, para buscar una salida lo más pronto posible” a la crisis que atraviesa a raíz de la postura frente al gobierno de Maduro, por la gravedad de la situación social y política en el país caribeño.

Loizaga enfatizó que consideraba “una autoproclamación de facto” la anunciada presidencia de Venezuela del bloque regional por parte de Caracas.

Loizaga dijo que el Protocolo de Ouro Preto señala el método para el ejercicio de la presidencia respetando la rotación por orden alfabético de los países, pero eso se perfecciona en la reunión de cancilleres, con presencia de jefes de Estado, lo que generalmente se conoce como Cumbre del Mercosur. “Hace 25 años el Mercosur tiene por costumbre este procedimiento”, destacó.

El funcionario agregó, por otra parte, que el gobierno de Nicolás Maduro “tiene compromisos en mora”, como el retraso en el cumplimiento de normas que debe incorporar a su sistema legal interno, entre ellas, el protocolo en materia de derechos humanos.

Dejar respuesta