“Bolichicos” invierten en España 50 millones de euros en negocio de lentes

Era una de las operaciones más esperadas del ecosistema emprendedor español. Por el tamaño de la ampliación de capital y por la compañía, Hawkers, una de las de mayor crecimiento del panorama. Y ya ha sido cerrada: Alejandro Betancourt, un “destacado empresario venezolano”, ha puesto sobre la mesa buena parte de los 50 millones de euros, inyectados al fabricante de gafas de sol por una participación minoritaria. Se suman como inversores dos de los miembros del equipo fundador de la red social Tuenti, Félix Ruiz (hoy presidente de Jobandtalent) y Hugo Arévalo, publica el portal El Español.

Hasta ahora se habían negado a aceptar capital, pues se financiaban con los beneficios logrados que reinvertían en la empresa, según sus promotores. Esta irrupción de un inversor externo es un hito y tiene como objetivo la aceleración del negocio. Primero en su expansión internacional en mercados como Estados Unidos. España apenas representa un 35% del total de sus ventas y esperan que el peso de mercados extranjeros sea aún mayor. En este crecimiento, las tiendas físicas tendrán un papel destacado, después de casi tres años vendiendo exclusivamente en internet.

Otro de los objetivos es contar con fondos suficientes para hacer crecer su plantilla e invertir en I+D. “Queremos ser referencia no sólo por calidad-precio, sino por innovar en materiales y en la manera en que hacemos el marketing digital”, explica Francisco Pérez, cofundador y director general. En este tiempo se han caracterizado por una fortísima inversión en publicidad en redes sociales, llegando a gastarse hasta 20.000 euros al día  en publicidad en Facebook.

El otro de los fines es el reparto del juego en su particular ‘holding’ de las gafas. Hasta ahora, todo el protagonismo se lo ha llevado Hawkers, pero bajo el paraguas de la compañía Saldum Ventures también están otras tres marcas: Miss Hamptons, Northweek o Wolfnoir. ”Hasta ahora toda la reinversión la hemos hecho en Hawkers y ahora queremos dotar de recursos y llevar al resto a ese nivel”, explican.

¿Quiénes son los inversores?

Pero, ¿quién es Betancourt? Su nombre no es muy conocido. Su trayectoria en España ha sido corta pero intensa. Él, junto con su primo Pedro Trebbau López, forman un grupo de jóvenes empresarios venezolanos que hicieron fortuna hace varios años en el país latinoamericano gracias a varios contratos importantes del Estado. Son conocidos popularmente los ‘bolichicos’ y han estado en la picota judicial: la Justicia de Estados Unidos les ha seguido la pista en un caso de posibles violaciones a las leyes bancarias del estado y el pago de sobornos. Un tribunal estadounidense desestimó estas acusaciones.

En España, ambos cuentan con varias compañías, todas relacionadas con el sector inmobiliario. De hecho, Derwick Associate, compañía fundada por el propio Betancourt (de la que también es consejero delegado), se quedó con la finca de caza ‘El Alamín’, subastada tras el concurso de Viajes Marsans.   La operación de Hawkers la lleva a cabo a través de una sociedad de inversión O´Hara Financial, en la que coincide con otros inversores independientes y privados.

Pero, ¿por qué elegirlo a él? Ha habido muchos pretendientes. Rumores de todo tipo han colocado a grandes grupos de distribución adquiriendo un porcentaje de la empresa, grandes grupos de capital riesgo internacionales especializados en empresas tecnológicas…

Equipo de Hawkers.

Equipo de Hawkers.

Muchos fondos nacionales e internacionales se han sentado con los emprendedores. Pero, finalmente, los emprendedores se han decantado por este inversor. “Era el más idóneo, pues hemos encontrado en este grupo de inversores las circunstancias en las que podemos trabajar de manera que no nos altere nuestra forma de trabajar y nuestro ADN”, apunta David Moreno, uno de los cofundadores. Accedieron a él gracias a Hugo Arévalo y Félix Ruiz, que hicieron de ‘cicerone’. “Nos presentaron a Alejandro, lo conocimos y es una persona que conectó con nosotros enseguida”, apunta David.

El reparto accionarial no se ha dado a conocer, pero lo único claro es que el equipo directivo y los emprendedores no han cedido la mayoría y por tanto siguen controlando, al menos, el 51%.

LA VALORACIÓN, UNA INCÓGNITA

Se trata de una de las rondas de financiación más destacadas de los últimos años en España, pero la valoración es una incógnita. Desde el equipo fundador sólo se limitan a recordar como referencia el caso de Warby Parker, un distribuidor de gafas en Estados Unidos.

Este competidor estadounidense nació hace seis años y ha recaudado más de 350 millones de dólares. En el último ejercicio alcanzó los 100 millones de dólares de facturación. Su valoración alcanzó los 1.200 millones de dólares después de que el fondo de inversión T. Rowe Price inyectara 100 millones de dólares.

Lea el artículo completo de El Español

Ahora ¿Qué se sabe y de qué se les señala a Betancourt y su primo?

Alejandro Betancourt López, su primo Pedro Trebbau López y su amigo Francisco D’Agostino Casado -concuñado de Luis Alfonso de Borbón- viven hoy en España y son dueños de siete empresas inmobiliarias, domiciliadas en Madrid, donde sólo en una constan empleados, según los datos de los que dispone el Registro Mercantil.

Son también los propietarios de la lujosa finca El Castillo del Alamín -antigua propiedad de Gerardo Díaz Ferrán-, por la que pagaron 22.790.000 euros, en 2011, justo después de resultar adjudicatarios de la construcción de centrales eléctricas cuyo cometido era generar más de un 30% de la potencia eléctrica consumida en Venezuela.

Los bolichicos, clientes del bufete panameño Mossack Fonseca -vinculado al escándalo de sociedades offshore destapado en los llamados Papeles de Panamá- consiguieron 11 contratos, adjudicados por el Gobierno de Hugo Chávez, en la época de la crisis energética en el país venezolano, pese a no tener experiencia en el sector. La empresa Derwick Associates de Venezuela, participada al 50% por Betancourt y Trebbau, fue la ganadora de las adjudicaciones.

Aunque el valor de los contratos sigue siendo una incógnita, ya que nunca se difundieron cifras oficiales, fuentes conocedoras de estas operaciones, consultadas por este diario (EL Mundo de España), estimaron el presupuesto total en el entorno de los 1.400 millones de dólares. O lo que es lo mismo, 1.237 millones de euros.

La información que consta en el Sistema Nacional de Contrataciones de Venezuela en relación a la citada empresa, sin domicilio comercial en el país bolivariano, confirma que Derwick Associates de Venezuela consiguió seis contratos de Electricidad de Caracas y cinco de Petróleos de Venezuela (PDVSA), con una experiencia de sólo un año en materia de servicios de ingeniería eléctrica. Es más, ninguno de los contratos está ejecutado al 100%. Hay algunos cuyo nivel de ejecución es de un 5% y un 8%.

Loading...

Dejar respuesta