2 venezolanos acusados en Corte Federal de Manhattan por lavado de dinero y corrupción

Los propietarios de una exportadora de equipos de construcción en Florida fueron arrestados el miércoles, acusados ​​de que ilegalmente transfirieron más de 100 millones de dólares de negocios en gran parte en Venezuela a cuentas de bancos estadounidenses y extranjeros pertenecientes a funcionarios del gobierno venezolano y otros, publica la agencia Reuters

Luis Díaz Jr., de 74 años, y su hijo, Luis Javier Díaz, de 49 años, fueron acusados ​​en una denuncia penal presentada en la corte federal de Manhattan por conspirar para cometer lavado de dinero y operar un negocio de transmisión de dinero sin licencia.

Ambos hombres, que manejan Miami Equipment & Export Co, según el sitio web de su empresa, fueron arrestados en Miami, dijo un portavoz del fiscal de Manhattan Preet Bharara. Sus abogados no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

El caso se produjo en medio de investigaciones del Departamento de Justicia de los Estados Unidos que se han centrado en individuos vinculados al gobierno venezolano y sus presuntos papeles en varios esquemas de soborno y narcotráfico.

Según la denuncia, la empresa de la familia, a partir de 2010, facilitó cientos de cientos de transmisiones de fondos a los Estados Unidos en nombre de un gran consorcio sin nombre de empresas de construcción venezolanas.

Las empresas venezolanas transfirieron por lo menos 100 millones de dólares a la empresa familiar, que envió fondos a cuentas bancarias de todo el mundo en nombre de los empleados y asociados del consorcio venezolano, según la denuncia.

A petición del consorcio, también transmitieron dinero a funcionarios del gobierno venezolano sin nombre, entre ellos uno que supervisó la adjudicación de ciertos contratos en los que las empresas venezolanas licitan, alegó la denuncia.

Por ejemplo, en 2012, la firma de la familia recibió 4,36 millones de dólares del consorcio venezolano, de los cuales US $ 1,45 millones fueron destinados a una empresa portuguesa controlada por un venezolano con vínculos con funcionarios del gobierno venezolano.

El pago, según un correo electrónico de un ejecutivo venezolano, fue descrito en una factura como “pago parcial de asesoría en compras, pruebas, pre-emisión y puesta en marcha”, dijo la queja.

De los fondos restantes, cerca de 2,55 millones de dólares se destinaron a una compañía de Shell de las Islas Vírgenes Británicas controlada por ejecutivos del consorcio venezolano, mientras que la compañía de la familia recibió una cuota de 87.218 dólares, según la queja.

Durante el período en cuestión, la empresa española controlada por el individuo vinculado a funcionarios venezolanos recibió al menos 17 millones de dólares, según la denuncia.

Otros 41,4 millones de dólares se transfirieron a tres compañías controladas por empleados de las constructoras venezolanas, de acuerdo con la acusación.

El caso es U.S. v. Diaz, et al., Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Distrito Sur de Nueva York, No. 16-mj-8150.

Dejar respuesta