Crisis financiera venezolana golpea fuerte al principal aliado económico, la petrolera rusa Rosneft

La crisis financiera de Venezuela golpeó el martes las acciones de Rosneft (ROSN.MM), que ha prestado miles de millones de dólares al país, mediante la estatal petrolera PDVSA, a pesar de un gran aumento en los ingresos trimestrales en la mayor compañía petrolera de Rusia.

S & P Global Ratings declaró a Venezuela en default selectivo luego de que incumpliera un pago por $ 200 millones  de cupones en sus bonos globales con vencimiento en 2019 y 2024 pasando el período de gracia de 30 días.

Ver: Tras incumplimiento de pago de deuda, indice riesgo país de Venezuela se va a las nubes

Rosneft, controlada por el estado ruso, ha estado comprando un volumen creciente de crudo venezolano, mientras otorga préstamos al gobierno de  Nicolás Maduro. En agosto, dijo que había realizado alrededor de $ 6 mil millones en pre-pagos a la petrolera estatal venezolana, PDVSA.

A las 1500 GMT, las acciones de Rosneft cayeron un 4 por ciento a 312 rublos. “Parece que las acciones recibieron un golpe después de que S & P rebajó la calificación de Venezuela”, dijo una fuente del mercado con sede en Moscú.

Pavel Fyodorov, uno de los primeros vicepresidentes de Rosneft, dijo en una conferencia telefónica que Venezuela estaba pagando su deuda a tiempo al ritmo de “cientos de millones de dólares”, y dijo que la compañía no tenía planes de prestar más dinero al país.

Los problemas en Venezuela eclipsaron las noticias de un aumento del 80 por ciento en los ingresos netos del tercer trimestre en Rosneft, que se está beneficiando de los crecientes precios del crudo. La mezcla insignia de los Urales de Rusia ganó un 7,5 por ciento en términos de rublos durante el trimestre.

Rosneft, en la que BP (BP.L) posee una participación del 19,75 por ciento, también dijo que había pagado al Kurdistán iraquí un total de $ 1.300 millones en anticipos este año por las entregas de petróleo crudo.

La compañía se ha estado expandiendo al exterior, incluso en el Kurdistán iraquí, donde ha obtenido el control del oleoducto exportador de petróleo y acordó desarrollar campos petrolíferos, para gran disgusto del gobierno central en Bagdad.

 

Dejar respuesta