Cipriana Ramos: Designar militares para control de rubros es “formalizar un gobierno militar”

Foto: Archivo

El nombramiento -en julio pasado- del ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, al frente de la Misión Abastecimiento Soberano, según los analistas abrió el paso a una suerte de cogobierno cívico-militar en medio de la más severa crisis económica que haya vivido el país.

La percepción, lejos de diluirse, se ha visto fortalecida con el anuncio del titular de la cartera castrense de que generales y almirantes asumirán la conducción de los 18 rubros priorizados, que son principalmente alimentos como arroz, maíz, sorgo, soya y girasol.

“En el vértice de precios y rendimiento he ordenado asignar un general por cada rubro alimenticio; es decir, que habrá un general o almirante en jefe para el arroz por ejemplo, que va a mostrar un mapa de la producción, importación y distribución hasta la comercialización llegando hasta los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap)”, informó Padrino López el domingo en la noche, mientras era aplaudido por el presidente Nicolás Maduro.

La estrategia, definida por el jefe de Estado como de guerra en el campo económico, según Padrino López tiene la intención de someter la cadena productiva a los uniformados.

La fuerte presencia castrense en todo el proceso fue rechazada por la presidenta de Consecomercio, Cipriana Ramos, al considerar que la medida es la “formalización de un gobierno militar” en un país que no está en guerra.

Augura el fracaso del nombramiento de generales para dirigir los rubros básicos, pues “el problema no es tener un guardián, el problema es que no hay producción (recesión de más de dos años) ni importación (caída de más de 50% en lo que va de año), por lo que no hay nada que distribuir”.

Para Ramos, el anuncio es efectista y no efectivo. “Es un anuncio más, como lo fueron el Plan Bolívar 2000 y los Clap”.

Mientras, el director de la Cámara de Comercio de Caracas, Víctor Maldonado, cree que la “militarización de la economía” anunciada por el jefe de Estado “asegura el colapso total del sector productivo”. Consideró urgente la toma de medidas estructurales para resolver la crisis.

Avance y crítica
El jefe de Estado encabezó ayer la sexta reunión operativa de la Gran Misión Abastecimiento Soberano en la Escuela de Especialización de infantería en Fuerte Tiuna.

Hasta ahora se han contabilizado 1 mil 827 compañías fiscalizadas, entre las que están 791 plantas de producción y distribución.

Se indicó que las propuestas de gobernadores y jefes militares de las Zonas de Desarrollo Integral serán incorporadas al plan de abastecimiento. Padrino López anunció que serán ampliados los canales de comunicación entre los equipos regionales y el Comando Nacional.

Por otro lado, la autoridad de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), William Contreras, explicó que la nueva fase de la misión contempla que el equipo de fiscalización ahora se quede en los locales con irregularidades para garantizar que cumplan con la Ley. “Estamos enfrentando una guerra no convencional”, dijo.

Loading...

Dejar respuesta