Maduro ordena refinanciar y reestructurar la deuda

Nicolás Maduro, “decretó” el jueves una reestructuración de la deuda soberana y de la estatal PDVSA luego de ordenar el pago de unos 1.121 millones de dólares por el capital de un bono de la petrolera que vence en la jornada.

La decisión podría complicar más el ya difícil panorama crediticio de la nación petrolera, que para negociar con sus acreedores deberá enfrentar los obstáculos que suponen las sanciones impuestas por Washington, que prohíben a las compañías de Estados Unidos comprar nueva deuda del país sudamericano o de PDVSA.

El Gobierno socialista ha aplicado fuertes recortes a las importaciones de bienes fundamentales, como medicinas, para cumplir con su deuda externa ante la merma de sus ingresos petroleros.

Maduro insistió el jueves en que las sanciones impuestas por el presidente Donald Trump, que también restringen el uso del sistema internacional de pagos, están dificultando cada vez más honrar los compromisos de Venezuela.

“He ordenado que mañana viernes a primera hora (…) se inicie el pago del bono PDVSA 2017. Pero luego de este pago, a partir de hoy (jueves), decreto un refinanciamiento y una reestructuración de la deuda externa y de todos los pagos de Venezuela”, dijo el mandatario en un acto televisado.

Maduro nombró al vicepresidente, Tareck El Aissami, un funcionario sancionado por Estados Unidos e incluido en una lista negra por narcotráfico, para que lidere la comisión que deberá negociar los próximos compromisos con los tenedores.

PDVSA debía realizar el pago del capital del bono para evitar caer en un incumplimiento, no obstante, el mandatario no entregó detalles sobre unos 48 millones de dólares restantes correspondientes a intereses, que entrarían en período de gracia.

“Nuestra intención es seguir cumpliendo internacionalmente. Pero nuestra intención es que cese la persecución financiera de los bancos y organismos internacionales contra Venezuela”, agregó.

En este sentido, El Aissami añadió que Euroclear, uno de los mayores sistemas de compensación y liquidación de valores mundiales, bloqueó al Gobierno el pago de “una orden de 1.200 millones de dólares en bonos”, sin ofrecer más detalles.

Venezuela y PDVSA no enfrentan nuevos pagos de capital durante lo que resta del año, pero deberá saldar unos 800 millones de dólares por intereses de sus títulos, agendados para las próximas semanas de noviembre y diciembre. En 2018, su servicio de deuda alcanza unos 9.000 millones de dólares.

Según datos de la firma Torino Capital, la petrolera estatal y el país acumulan unos 48.900 millones de dólares en deuda total, incluyendo bonos y pagarés.

Luego del anuncio de Maduro, PDVSA agregó que inició el pago previsto para el jueves a través del banco estadounidense JPMorgan.

Dejar respuesta