Contratos para el Arco Minero ascienden a $4,5 millardos

Un día después de que la Asamblea Nacional (AN) conformará una comisión especial para investigar el presunto “ecocidio, genocidio y un etnocidio” que ocurre en el estado Bolívar por la constitución del Arco Minero del Orinoco, el Ejecutivo le dio un espaldarazo a este proyecto de exploración y explotación mineral, con la firma de contratos con empresas nacionales y extranjeras.

En una cadena de radio y televisión que duró menos de una hora, el jefe de Estado destacó: “estamos firmando contratos para inversiones por una cantidad de $4 mil 500 millones en lo que resta del año 2016 y para 2017, son recursos que vienen a mover la economía”, dijo.

Aunque no precisó qué proyectos serán financiados con los recursos pactados, el primer mandatario sí informó sobre la firma de un decreto que orienta 60% de las inversiones al Fondo de Misiones, a los fines de sustentar programas de salud, infraestructura y transporte en la zona minera.

Aunque esta decisión puede ser enmarcada dentro del criticado populismo que se le endilga, Maduro aseguró que el Arco Minero “nace sano”, porque no busca configurar un nuevo modelo de rentismo.

“No vamos a salir de un mal para entrar en otro, no vamos a salir del rentismo petrolero (…) que tiene que quedar atrás definitivamente, para entrar en otro tipo de rentismo”, dijo al confiar que con el motor minero se podrá ayudar al desarrollo nacional.

Con el arco, el Ejecutivo espera configurar un emporio de explotación mineral que abarca principalmente coltán, diamante, oro, hierro y bauxita.

Decretos
Sobre las empresas con las cuales se operarán las áreas de explotación, se informó que fueron creadas diversas compañías mixtas entre el Ministerio de Desarrollo Minero Ecológico y la Gold Reserve de Canadá; la Ecomine del estado Nueva Esparta y la Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas (Camimpeg).

El presidente Maduro adelantó que en el caso de la empresa canadiense Gold Reserve, el acuerdo supone que Venezuela obtendrá al menos 55% de los ingresos provenientes de los proyectos ejecutados de exploración minera.

El primer mandatario firmó también dos decretos que impactan al nuevo polo productivo. El primero prohibe el uso de mercurio en todas las actividades conexas a la minera, y el segundo declara como minerales estratégicos al neobio y tantalio conocidos como coltán, y reserva al Estado su búsqueda y explotación.

Maduro salió al paso a las críticas diciendo que “detrás de algunos de los voceros que se oponen al Arco Minero, hay mucho dinero de mafias que controlan la minería. Yo le digo a esos traidores que el Arco Minero va”.

El diputado opositor, Américo De Grazia, consideró que los acuerdos son “una vulgar entrega del país”, por lo que indicó que la Asamblea Nacional “explorará la forma jurídica y legal de frenar todo ese aventurerismo mercantilista y mercenario que pretende entregar nuestra soberanía y patrimonio a empresas trasnacionales, sin cumplir con la normativa constitucional”.

Dejar respuesta