Ciudad Bolívar: Múltiples versiones, una realidad espeluznante

Desde el pasado jueves 15 de diciembre, luego que el “marrón” como se ha bautizado al moribundo billete de 100 Bs. que en los últimos tiempos pasó de ser el billete de mayor denominación a prácticamente ser el único billete en la economía venezolana, pues dado a la incontrolable inflación, es el único (hasta ahora) que es factible para ser utilizado para pagar los altos precios de los productos en Venezuela. Los demás billetes, son prácticamente inservibles.

El billete de 100, representa el 70,6 % de los que circulan en la economía venezolana, por lo que retirarlo de manera radical como lo decidió el Presidente Maduro, en un plazo de apenas 72 horas, suponía una misión suicida puesto que no hay en Venezuela otros billetes llenaran el vacío que dejaría “el marrón”. Las consecuencias, eran absolutamente previsibles.

Luego que se materializara la muerte de “el marrón“, que paradójicamente lleva la imagen de El Libertador, Simón Bolívar, las consecuencias eran absolutamente previsibles. La sociedad venezolana se vio sin posibilidad de contar con dinero en efectivo para hacerse de bienes y servicios que en muchos casos son pagables únicamente en dinero contante y sonante. Tal es el caso de la gasolina, puesto que casi ninguna estación de servicio en el país cuenta con punto de venta electrónico. Otro escenario no contemplado, es el alto porcentaje de venezolanos que no tienen cuentas bancarias, por lo que hacer compras utilizando medios electrónicos como pretendió el ejecutivo nacional, es una misión imposible.

Al momento que, el billete de 100 perdió su valor monetario legal, la sociedad quedó obligada a utilizar los otros billetes que prácticamente no existían y que su inventario en la economía venezolana es totalmente insuficiente para satisfacer el nuevo requerimiento impuesto desde la presidencia de la República. En poco tiempo, esa mínima cantidad de efectivo alterno, desapareció de las manos de los venezolanos. Surgía entonces la pregunta ¿y ahora qué?

La respuesta popular no tardó en llegar y mucho menos las acciones. En varios estados del país, principalmente en los fronterizos, se registraron múltiples focos de protestas que en algunos casos se tornaron más violentos que otros y; en consecuencia, se agudizaron con el tiempo y la falta de acción por parte de los entes gubernamentales, específicamente, los organismos de seguridad ciudadana. Sin embargo, algunos puntos de protesta fueron menguando con el tiempo, pero hay uno que no solo se ha mantenido, sino que se ha intensificado. Ciudad Bolívar.

El caso de la capital del Estado Bolívar, ha repercutido en la sociedad venezolana, pero quizás no tanto como debería ser. ¿La razón? la opacidad de la información que por cuidado a al veracidad que ha salido desde la región del sur, los medios de comunicación nos hemos cuidado en las reseñas a publicar. Algunos, sencillamente han optado por un silencio complaciente o quizás por cuidado a no ser visitados por la policía política del Estado.

De manera superficial, la revuelta popular en Bolívar se adjudica a la falta de dinero en efectivo. Sin embargo, comunicadores sociales locales comparten en los orígenes de las manifestaciones y muchos concluyen que la falta de billetes es la excusa, sin embargo, no las razones de fondo. Éstas, serían un entramado de vínculos delictivos que durante años se han afianzado en la región minera con una actividad comercial fronteriza con Brasil, que a raíz del cierre ordenado por Nicolás Maduro, cortó una importante vía de flujo monetario tanto legal como ilegal.

Lo cierto es, que independientemente de las razones que dieron pie a los disturbios, la capital del Estado Bolívar ha sufrido daños prácticamente irreparables en un futuro cercano y mucho menos con la crisis económica tan profunda que atraviesa el país hoy día. Según testimonio del Presidente de la Cámara de Comercio local, se estima que el 80% de los comercios capitalinos ha sido saqueados, dejando a una ciudad absolutamente desabastecida y que dadas las circunstancias, la comunidad ha optado por permanecer en sus hogares no solo para evitar exponerse a la violencia en la calle, sino cual película de cine para proteger sus viviendas, luego que una vez acabado con el comercio, las denuncias de ingresos a residencias para hacerse de lo ajeno han colmado las redes de comunicación. Todo esto, en algunos casos ante la mirada complaciente de efectivos militares que hacen presencia en la región y que; por testimonio del propio Gobernador, Francisco Rangel Gómez, superan los 3.000 efectivos.

FOTO

En la gráfica se observan a 2 individuos resguardando una edificación. Uno de ellos con una escopeta al hombro. Foto: Ayerim Castellar @Ayerimcast

Ligia Delfín, una de las representantes ante el Parlamento Nacional por la entidad sureña, relata la realidad y los acontecimientos. Confirma, que efectivamente el vandalismo llegó incluso a las residencias de los habitantes.

Carines Moncada, periodista venezolana radicada en la ciudad de Miami, compartió en su cuenta de Instagram sendos videos grabados por un transeúnte en la capital de Bolívar, donde no solamente se observa la devastación, sino la inacción de al menos una veintena de efectivos militares que se encuentran al otro lado de la calle ante un evidente saqueo a un comercio local.

Cuando ves que las FANB (Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas) cooperan para que continuen los saqueos en el Edo. Bolivar, entiendes quienes son las Mafias del país. #VenezuelaPobreRicoPaís #TeamCarinesAlejandra #CiudadBolivar #Bolivar #Venezuela #Saqueos #Anarquia

Un vídeo publicado por Carines Moncada ® (@carinesmoncada) el

En otro video, con una leyenda de “No es Iraq no es Siria es #CiudadBolivar…” se ve una ciudad devastada abandonada y escasa de cordura y legalidad

No es irak no es Siria es #CiudadBolivar que ahora se encuentra en guerra da tristeza ver como los mismos ciudadanos acabaron con todo el comercio.. (Incendios, Robos,Violaciones, asesinatos) esto ha ocurrido en 3 días y el gobierno desmiente aquí no ha sucedido nada para ellos… #sosciudadbolivar Via @soloenvenezuela #SoloEnVenezuela || aporte de @infobolivar #TeamCarinesAlejandra #venezuelapobrericopaís

Un vídeo publicado por Carines Moncada ® (@carinesmoncada) el

También, el periodista Jesus Medina Ezaine, comparte en su cuenta de Twitter un video del Municipio Heres (Ciudad Bolívar) mostrando la devastación local.

 

Independientemente del origen de las manifestaciones populares que se registran en Ciudad Bolívar, ya se cruzó la frontera de la necesidad y se pasó al terreno de la ilegalidad a través del vandalismo, lo cual lleva de manera inmediata la responsabilidad ineludible a las autoridades locales, regionales y nacionales, quienes están llamados por ley garantizar la vida, a resguardar la propiedad privada y mantener el orden y la paz. Hasta el momento, no han logrado la restitución del orden y ello plantea algunas variables posibles que van desde la incapacidad operativa, la no preparación de planes de emergencia hasta llegar al extremo de no defraudar pactos.

Lo que sí queda como cierto, es que la reposición del comercio y la tranquilidad ciudadana tomará años. Todo ello, a pesar que el Gobernador Rangel Gómez haya ofrecido créditos de la banca pública para la reposición de los comercios acabados en los disturbios. Ello, sin contar que las finanzas públicas no están en capacidad de satisfacer lo ofrecido. ¿Más demagogia?

Especial El-Aji.com

Dejar respuesta