Los Leones del Caracas apuntan al título 21

Seis temporadas sin conseguir títulos es mucho para un equipo grande, más aún para el conjunto que más campeonatos ha ganado en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional(LVBP), los Leones del Caracas, a quienes se la ha hecho esquivo el título nro. 21.

La campaña 2015-2016 parecía una gran oportunidad para los melenudos, que además de tener que lidiar con durísimos oponentes como los reinantes Tigres de Aragua, y sus eternos rivales (y verdugos en postemporada), Navegantes del Magallanes, también debieron luchar contra el fallido examen de la LVBP con un formato que los perjudicó.

Leones del Caracas terminaron con récord positivo en la temporada regular (35-32) en ambas vueltas: 17-15 en la primera y 18-15 en la segunda, pero eso no bastó para que llegara directo a la postemporada, sino que debieron jugar un duelo extra contraCardenales y posteriormente bailaron contra la más fea: Magallanes para quedarse cortos.

Con la confianza de siempre, y dejado atrás el formato de puntos, el Caracas asume el reto de buscar el título 21. Desde la gerencia general tienen claro que necesitan una base sólida desde que se escuche el playball en octubre, y que para ello no pueden depender de los siempre ansiados grandesligas criollos que forman parte de la organización capitalina. “Yo entiendo que para los fanáticos ver a los grandesligas acá es prioridad, pero para nosotros como equipo la prioridad es comenzar lo más profundo posible el 6 de octubre”, declaró el gerente José Manuel Fernández al departamento de prensa de los capitalinos.

Sin embargo, Fernández confía en la incorporación de varios bigleaguers que no jugaron con el equipo la zafra anterior, como Ramón Cabrera y Gregorio Petit, quienes han visto acción en la gran carpa, así como Carlos Pérez que podría sumarse para la segunda mitad de la temporada.

El gerente avisa que es difícil sostener negociaciones con jugadores que siguen expuestos día a día y posiblemente jueguen postemporada en Grandes Ligas. Codiciados como Gerardo Parra y Eugenio Suárez son duda, uno por su recuperación física y el otro por la gran cantidad de juegos que ha disputado.

Casos como el de los lanzadores Albert Suárez, Jhoulys Chacín y Héctor Rondón se antojan “utópicos”, según sus propias palabras, además del codiciado as de los Indios de Cleveland, Carlos Carrasco, lesionado e incluido en la lista de fatiga extrema como también los serpentineros Felipe Rivero y Germán Márquez.

“Es difícil prometer cierta participación de jugadores sin antes terminar la Grandes Ligas, que además sigue en curso”, cerró Fernández.

Las claves

El bateo no es un problema: El Caracas es un equipo históricamente de buen bateo, por lo que no sería problema, más si suman a la toletería que se espera se enliste con el equipo. Los Félix Pérez, Henry Urrutia, Jesús Guzmán entre otros, garantizan buen desempeño con el madero para reforzar el segundo lugar colectivo en promedio al bate de la temporada anterior con .281.

Los brazos: Sin embargo una faceta en la que los capitalinos han podido trabajar de cara a esta nueva zafra 2016-2017, será la de los lanzadores relevistas, tanto intermedios como cortos y de cierre, pues contarán de inicio con ases como Juan Carlos Gutiérrez yVíctor Gárate, el experimentado José Ascanio y otras perlas como Jesús Pirela y Loiger Padrón, en favor de preservar el buen trabajo de los abridores o de enderezar el rumbo cuando las cosas vayan mal.

El año anterior, Caracas fue tercer en efectividad colectiva con 3.74, cifra que seguramente podrán mejorar en este nuevo curso.

Desde “La Cueva”

Yorvit Torrealba asegura que ya “se sacó el chip de jugador” y confía en poder aportar al equipo en su nuevo rol como coach. “Espero poder enseñar lo poco que aprendí durante mi carrera, creo que me va ayudar y me siento bastante cómodo con eso”, aseguró a la jefatura de prensa melenuda.

Sumado al trabajo que puede ofrecer Torrealba, el exlanzador Richard Garcés, de dilatada experiencia en la Liga, toma las riendas del bullpen caraqueño, además del trabajo conocido por el slugger de otrora, Antonio Armas, para guiar los maderos capitalinos como armas de poder.

Pero si algo desea la fanaticada caraquista, es que el mandamás, Alfredo Pedriquetraslade su éxito en las Ligas Menores, al ser campeón absoluto de Triple-A con losRailRaiders (filial de los Yanquis), al beisbol criollo y pueda brindarle la alegría nro. 21 al equipo más ganador del beisbol profesional venezolano.

Loading...

Dejar respuesta