Lara se aprovechó de los errores de Caribes

Cardenales de Lara logró dividir la serie de dos partidos contra Caribes de Anzoátegui en el Estadio Antonio Herrera Gutiérrez, al darle vuelta a una pizarra adversa con dos anotaciones en el séptimo inning y otra más en el cierre del octavo, camino un triunfo de 4-2.

El shortstop Juniel Querecuto tuvo el primer juego de cuatro imparables en su carrera y remolcó dos anotaciones, Ildemaro Vargas duplicó y trajo otra al plato, mientras que el cubano Jorge Martínez volvió a lanzar cinco buenas entradas, a pesar de salir sin decisión.

Cardenales también sacó máximo provecho a los cinco pecados de la defensiva oriental y así mitigaron el efecto de los propios, cometidos temprano y que complicaron algo el desempeño de Martínez sobre el morrito.

Fue el brasileño Tiago Da Silva (1-0), acostumbrado talismán de los innings intermedios, quien se acreditó el laurel con trabajo impecable en 1.2 tramos, luego protegido por el zurdo Hoby Milner y el colombiano Dayan Díaz. El estadounidense Mike DeMark hizo su estreno en el rol de cerrador y logró su primer rescate con un inning en blanco y un ponchado.

Caribes, que apenas conectó cuatro indiscutibles, picó adelante con una rayita sucia en el propio primer inning en las piernas de Hernán Iribarren y extendió la ventaja en el tercero, de nuevo con la colaboración de un error, esta vez de Jesús Montero y un par de wild pitches de Martínez, en el único parpadeo con el control que tuvo el antillano.

Los pájaros rojos descontaron en el cuarto en un intento de out forzado tras batazo de Vargas y en el séptimo aprovecharon al relevista zurdo David Oca (0-1), perdedor, con doble de Elvis Escobar, quien luego avanzó a tercera por un mal tiro de Oca a la intermedia antes de anotar por hit de Querecuto (2-2).

Las bases se congestionarían más tarde por boletos de Kyler Newby y, ante Marcel Prado, Querecuto aprovechó un rolling a la antesala de Carlos Rivero para anotar y poner el desafío 3-2. Un inning más tarde, y tras lucirse con una gran jugada en defensa para cortar una amenaza de la visita, otro trueno remolcador de Querecuto puso cifras definitivas al juego.

Dejar respuesta