La Guaira apalea al Caracas y lo deja en el terreno con score de 13 carreras por 4

Con los dos batazos que conectó, Heiker Meneses llegó a las bases con los brazos hacia el cielo. Era una señal de victoria tanto para él, que tuvo la mejor jornada de su carrera en la LVBP, como para los Tiburones de La Guaira que se impusieron 13 por 4 a los Leones del Caracas, durante la tarde del domingo en el Estadio Universitario.

El campocorto impulsó cuatro carreras, su tope personal. Nunca, antes de esta temporada, había tenido juegos de más de tres empujadas. Fue algo que rompió con el patrón.

Pero eso no es lo que sorprende. Con su contribución en la paliza escuala, el torpedero llegó a 17 rayitas empujadas en la temporada. Junto con Brock Stassi lidera el reglón del equipo. Su cambio ha sido tan notorio que antes de la corriente zafra solo tenía 13 remolques en siete años, desde su debut en la 2008-2009.

“No quiero ponerlo como excusa, pero creo que un factor que me ayudó fue la operación de la mano”, dijo Meneses tras irse de 5-2 y dejar su average en .300. “Estar sano me ha dado confianza en el plato. Creo que el trabajo de cada pelotero es dar lo mejor y no pienso si vienen otros jugadores, solo en lo que puedo ayudar día a día”.

Meneses estaba en primera base cuando Stassi le conectó largo cuadrangular al abridor de los melenudos, Luis Díaz. Con el batazo, tres anotaciones se apuntaron en la pizarra para los salados y sacó del montículo al iniciador sin que si quiera sacara un out, antónimo rotundo de Tommy Collier que, si bien aceptó una rayita en el capítulo inicial, mejoró sustancialmente durante el resto del encuentro.

“Fue una sólida presentación, me sentí bastante bien. Siento que cada pitcheo estuvo donde quería y eso fue clave”, comentó el estadounidense que no seguirá con los Tiburones por decisión de la organización Tigres de Detroit. “No sabía que era mi última salida con el equipo, me enteré en pleno juego. Quería lanzar un episodio más pero me dijeron que no era posible. No sé si podré regresar, todo depende de mi equipo en Estados Unidos”.

Collier trabajó 5.0 innings y aceptó cuatro hits. Su efectividad siempre será recordada en 2.81, algo que hizo lamentar a el manager Oswaldo Guillén.

alt

Tommy Collier

“La gente seguro pensó que sacaría a Collier en el primer inning”, dijo el piloto. “Solo le dije que se olvidara de lo que pasaba y se preocupara en sacar los outs. Después lanzó muy bien, tiró strikes y se convirtió en el pitcher ganador”.

Después de las cuatro carreras del primer capítulo, Tiburones pisó el plato tres veces en el cuarto, una vez en el quinto, dos más en el séptimo y otra en el octavo. Solo un cuadrangular de Jesús Aguilar en el sexto capítulo y dos carreras melenudas más, en el octavo y el noveno, lograron maquillar la pizarra.

Loading...

Dejar respuesta