Con hit de “cafecito” Martínez en el 9°, La Guaira vence a los Tigres de Aragua

El hit al jardín izquierdo de José “Cafecito” Martínez no se puede tildar con la simpleza de un sencillo. El batazo fue el definitivo la noche de este martes en el Estadio Universitario. Impulsó a Yonathan Daza, en el noveno inning, para que los Tiburones de La Guaira dejaran plantados en el terreno del diamante capitalino a los Tigres de Aragua, con pizarra de 10 por 9.

Todo el suceso resultó dramático, pues Daza llegó con lo justo al plato. Por petición de los bengalíes, los umpires encabezados por el principal Juan Gómez revisaron la jugada con repeticiones, lo que confirmó la sentencia inicial y el quinto triunfo consecutivo de los salados.

El lanzador Alexis Rivero (0-1) fue la víctima del imparable decisivo de Cafecito y, como consecuencia, tuvo que cargar con el revés.

“Yo digo que lo principal es saber lo que haces. Me había enfrentado al pitcher (Rivero) en Maracay y le pegué un jonrón. Salí a buscar un pitcheo rompiente y me tiró tres”, explicó Martínez. “El plan era salir a poner la bola en juego porque si Daza no anotaba (Brian) Burgamy tendría chance de acabar el juego”. Mientras, el cerrador Gregory Infante (1-1) se acreditó su primer laurel en la campaña.

alt

Infante se llevó el lauro al retirar a los tres hombres que enfrentó en el inicio del noveno inning

Pero más allá de todo lo que representó el cohete de Martínez, también tiene una carga anímica importante: fue el clímax de una de las remontadas más espectaculares en la temporada.

Para el segundo capítulo del encuentro, los litoralenses perdían 7 por 0. El abridor Jake Hale fue vapuleado con sencillos de Ramón Flores y Miguel Méndez, así como con dobles de Avisail García y Gioskar Amaya. El relevista Ricardo Pinto también sufrió castigos con cuadrangulares de Renato Núñez y García.

“Ellos salieron a buscar el juego”, expresó Cafecito. “Nosotros fuimos descontando de a poco y eso fue lo importante”.

Burgamy trajo la primera rayita guairista en el segundo tramo, con su quinto vuelacercas de la campaña. Brock Stassi lo emuló en el tercer pasaje, al largar su sexto bambinazo.

El acabose del iniciador Austin Bibens-Dirkx llegó en el cuarto episodio, cuando los salados le pisaron cinco veces el plato. La igualdad a nueve carreras se escenificó en el sexto por error del antesalista Amaya, luego de un batazo de Alberto González.

“El juego no se acaba hasta que se termina”, recordó Cafecito. “Siempre buscamos embasar al primer corredor, tratábamos de no irnos con el primer pitcheo sino buscar hacer un rally. El bullpen hizo un tremendo trabajo, algo increíble. Tengo que quitarme la gorra ante los relevistas”.

De hecho, después de Hale y Pinto ningún lanzador de Tiburones permitió una carrera. Entre las actuaciones se destacó la de Arlett Mavare, quien retiró perfecto y con dos ponches el sexto inning.

Dejar respuesta