Cardenales de Lara se impone ante Tiburones de La Guaira

La vasta experiencia de Selwyn Langaigne y Robert Pérez en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional les da muchos argumentos para aconsejar a los bateadores de los Cardenales de Lara. Entre ambos instructores acumulan 15 juegos con cuatro carreras impulsadas y gracias a sus recomendaciones Jesús Montero logró tal cantidad de remolcadas este martes, en la victoria crepuscular 5 por 3 sobre los Tiburones de La Guaira, en el Estadio Universitario.

Además de la cuarteta de fletadas, el bateador designado crepuscular se fue de 3-3, con una anotada y su segundo cuadrangular de la temporada. Su producción fue fundamental para la quinta victoria consecutiva de los pájaros rojos y el laurel que se apuntó Néstor Molina, luego de trabajar 5.0 innings y aceptar una rayita.

“Estuve trabajando temprano con Langaigne y Pérez mi paso para batear”, contó Montero. “A veces lo hago muy largo, entonces no le doy a los pitcheos donde es. Trabajé en eso y las cosas salieron mucho mejor. Voy a mantener eso”.

Las recomendaciones fueron seguidas al caletre y Montero le pegó a una curva de Thomas Collier, abridor litoralense y perdedor del juego, para igualar la pizarra a una anotación en el cuarto inning con su vuelacercas. Anteriormente, José “Cafecito” Martínez había puesto arriba a los escualos con sencillo en el primer episodio.

“He tenido un poquito de paciencia, por eso creo que las cosas van a salir bien”, afirmó Montero. “Este es mi segundo año en Venezuela y es un poco difícil adaptarse a la liga. Lo bueno es que tengo coaches que tienen mucha experiencia. Pérez es un consejero de primera y siempre lo voy a escuchar”.

Héctor Giménez rompió con la igualdad en el quinto tramo al largar indiscutible impulsor. Y en el séptimo inning, Montero volvió a ser protagonista con un doble productor de trío de rayitas.

“Tenemos toda la información y los reportes de los pitchers. El cuerpo técnico siempre informa sobre eso”, señaló el otrora prospecto de los Yanquis de Nueva York y Marineros de Seattle, que ahora pertenece a los Azulejos de Toronto.

Los salados trataron de remontar el encuentro con el cuarto jonrón de Brock Stassi, en la parte baja del séptimo y una carrera más en el noveno, cortesía de otro sencillo de Cafecito. Pero la rebelión quedó hasta allí. El cerrador Mike DeMark aseguró el triunfo larense con su quinto rescate.

“Estamos en una gran racha, debemos seguir así. Todo el equipo está contento de que las cosas estén saliendo bien”, concluyó Montero, quien es la segunda vez que conecta tres hits en un juego. La primera fue el 2 de noviembre de 2013, contra Águilas del Zulia.

alt

Néstor Molina completó otra buena actuación en el montículo

Loading...

Dejar respuesta